La nueva línea de Arcelor produciría 60.000 toneladas de acero electrocincado para anillas

En las nuevas instalaciones parte del acero será pintado y parte electrocincado para hacer flejes para anillas. / MARIETA
En las nuevas instalaciones parte del acero será pintado y parte electrocincado para hacer flejes para anillas. / MARIETA

Se crearía en una nave anexa que completaría a la de pintura y, de ejecutarse, entraría en funcionamiento a principios de 2021

YOLANDA DE LUISAVILÉS.

El acero electrocincado que se produciría en la nueva línea de ArcelorMittal en Avilés se utiliza en muchos productos, no obstante, la sección que se crearía en la planta avilesina solo produciría fleje para la elaboración de anillas tanto electrocincado como pintado, según se recoge en el informe para el estudio de impacto ambiental para la ampliación de la línea de pintura, que se encuentra ahora en exposición pública. El documento hace una descripción general del proyecto en la que se recoge tanto el fin de esta inversión como los tiempos para su puesta en funcionamiento. Se estima que de estas instalaciones saldrían al año 60.000 toneladas de este fleje.

La nave de pintura actual se ampliaría con una construcción nueva de sesenta metros de longitud que se unirían a los 228 de las instalaciones ya existentes. ArcelorMittal no ha confirmado esta inversión, mantiene que está iniciando la tramitación ambiental ante el Principado para tenerla finalizada y afrontar el proyecto si el mercado así lo demanda.

En todo caso, en el documento se indica que, de recibir el visto bueno, para la puesta en marcha del proyecto se necesitarían once meses de obras en las que trabajarían entre cincuenta y setenta personas. Así, establece que de empezar los trabajos en enero del próximo año, las instalaciones podrían entrar en funcionamiento a comienzos de 2021.

En los primeros meses se trabajaría en la construcción de la sección de electrocincado y la línea de corte, después se acometería la instalación de estas nuevas zonas de trabajo para concluir con las pruebas de caliente y frío, a la vez que se realizaría la instalación de la zona de empaquetado.

La nueva sección de electrocincado se instalaría justo a la salida del acumulador de entrada de la línea de pintado, ya que todas as bobinas, sean para pintado o para electrocincar, comparten el mismo trayecto de entrada. De esta forma, tras pasar por las dos etapas de prelimpieza, llegarían al acumulador desde donde podrían seguir el camino original de la línea de pintura para los flejes pintados o bien entrar en la nueva sección de electrocincado, para luego continuar el camino original nuevamente de la línea de pintura a través de la sección de tratamiento químico y la de salida (bobinadora).

Finalmente, la bobina llegaría a la línea de corte del fleje y de empaquetado, también nuevas en estas instalaciones. Se prevé que se ubiquen en una de las zonas que hoy se dedican al almacenaje de bobinas, reduciendo así la capacidad del actual parque de bobinas de las instalaciones.

Instalaciones auxiliares

Las nuevas instalaciones para el electrocincado contarán con otras auxiliares. Entre otras, un sistema de circulación de electrolito con un tanque de 280 metros cúbicos que tendrá otro de dimensiones similares para las operaciones de mantenimiento y limpieza. Y también otros tres tanques de dimensiones más pequeñas (22 metros cúbicos) para disolver el zinc, que necesitan un sistema de calentamiento/enfriamiento para mantener una temperatura constante.

Para la fabricación del fleje para anillas en la planta de Avilés se necesitarán más de 81.000 metros cúbicos de agua que, según recoge el proyecto, se captará del embalse de Trasona. No implicaría un aumento del consumo con respecto al actual, ya que se aprovechará el excedente derivado del cierre de las baterías de cok.

Además, la nueva sección de electrocincado hace necesario también ampliar la capacidad de la estación depuradora de aguas residuales, concretamente los equipos para tratar los nuevos caudales de las aguas ácidas. Según se recoge en la documentación que la Consejería de Infraestructuras, Medio Ambiente y Cambio Climático ha sacado a información pública por un mes, la puesta en marcha de esta nueva sección de la línea de pintura obligará a construir dos nuevos efluentes para las aguas residuales que se suman a los tres que ya existen. Ambos irán a la estación depuradora, por uno discurrirán las aguas alcalinas y por otro las a ácidas.

Contaminación

Las principales emisiones a la atmósfera de esta nueva sección de la planta de pintura serán de ácido sulfúrico, hidróxido sódico y partículas. El proyecto contempla tres conductos de un metro de diámetro dos de ellos y otro de noventa centímetros e incorpora a ellos sistemas de tratamiento 'scrubbers' (depurador o lavador de gases) para reducir las concentraciones de contaminantes emitidos.

En cuanto al análisis de los ruidos, el documento incluye el estudio realizado que concluye que cumplen con la normativa legal con respecto a las viviendas más cercanas, aún así se contempla la instalación en los equipos de medidas de mitigación acústicas o apantallamientos, entre otras.