Los nuevos enlaces del Parque Empresarial con la autovía se abrirán el próximo 10 de junio

La alcaldesa, Mariví Monteserín, y el director general de Infraestructuras, José María Pertierra, en la zona donde la nueva carretera enlazará con el PEPA. / MARIETA
La alcaldesa, Mariví Monteserín, y el director general de Infraestructuras, José María Pertierra, en la zona donde la nueva carretera enlazará con el PEPA. / MARIETA

La obra entra en la recta final en la rotonda de enlace y el puente de acceso llevará el nombre de Daniel Alonso

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

Los accesos al Parque Empresarial Principado de Asturias (PEPA) desde la autovía AI-81 entrarán en funcionamiento el próximo 10 de junio, según el calendario anunciado ayer por el director general de Infraestructuras, José María Pertierra, tras girar una visita a las obras junto con la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín.

La construcción del nuevo vial se encuentra en su recta final. Hoy viernes deberían rematarse los trabajos de la conexión con la autovía. En la situación más adversa, el tiempo podría retrasarlo a principios de la próxima semana. No obstante, no habrá más alteraciones en el tráfico de esa zona ni restricciones, según explicó José María Pertierra.

De esta manera, los trabajos se centran en la actualidad en la rotonda de acceso al Parque Empresarial Principado de Asturias (PEPA), situada en la calle Curtidores y donde la rotonda conecta con el Vial Norte del PEPA, que agilizará el tráfico de vehículos pesados hacia la margen derecha de la ría, además del polígono industrial.

La previsión de Pertierra es que esta última parte concluya a finales de mayo. De esta manera, la obra iniciará su epílogo administrativo: la recepción de la inversión por parte de la Consejería de Infraestructuras. Será trabajo de oficina y de supervisión de la carretera. La previsión de Pertierra es que esta gestión se haga en los primeros días de junio. Así, los nuevos accesos entrarán en funcionamiento el día 10.

Con la entrada en funcionamiento, se confirmará que el Principado da el nombre del empresario Daniel Alonso a una de las principales estructuras que enlazan el PEPA con la autovía, un puente de 269 metros de largo.

La alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, destacó la trascendencia para la ciudad de esta obra, doce años después de que el Principado de Asturias autorizase la inversión. «Será fundamental para alejar el tráfico pesado de la zona urbana», declaró agradeciendo las molestias que durante la ejecución de estos trabajos han soportado los conductores.

«Gran complejidad»

José María Pertierra destacó la «gran complejidad de la obra», aunque recordó que su ejecución se había desarrollado «sin sobrecostes». Y es que con un presupuesto de licitación de 35 millones de euros, en números redondos, la obra se adjudicó en unos 28 millones de euros. A esa cantidad se deben añadir dos millones de euros para el pago de infraestructuras y elementos complementarios a la construcción de los enlaces. De esta manera, la inversión final se encuentra en treinta millones de euros. «No se han producido sobrecostes», subrayó el director general.

La vía, además, destaca por su complejidad técnica, tanto en la construcción como en la ejecución. Así, Pertierra elogió ayer el esfuerzo en la planificación de los trabajos teniendo en cuenta que incidía en una carretera como la autovía con una media diaria de 35.000 vehículos. Además, las obras se desarrollaron en las inmediaciones de diferentes tuberías de servicio para ArcelorMittal y Fertiberia, la existencia de los raks también fue un elemento complejo que afectó a la ejecución y desarrollo de los trabajos, al igual que las diferentes torres de alta tensión, como la situada en el centro de la nueva rotonda del PEPA.

Los nuevos accesos tienen una longitud de 1,5 kilómetros, de los que un kilómetro son ocupados por diferentes estructuras o puentes para salvar los diferentes desniveles y carreteras. En total, se construyeron siete estructuras diferentes. «Se hicieron con un cajón metálico, encargándose la obra a diferentes proveedores de la zona», destacó Pertierra.

En la planificación de la carretera también se han tenido en cuenta factores como la calidad ambiental para los vecinos. Así, en la capa de asfalto se utilizó un tipo de material que reduce la sonoridad de los vehículos a diferente de lo que sucede en la autovía donde «la superficie de hormigón genera mucho más ruido».

Temas

Avilés