«Nunca pensé que fueran irregularidades, sino errores», afirma el exsecretario del Niemeyer

El exsecretario José Luis Rebollo, ayer, a su entrada a la Audiencia Provincial. / DAMIÁN ARIENZA
El exsecretario José Luis Rebollo, ayer, a su entrada a la Audiencia Provincial. / DAMIÁN ARIENZA

José Luis Rebollo defiende el concurso de acreedores y asegura que no dejó su cargo «por responsabilidad profesional»

CRISTINA DEL RÍO OVIEDO.

El abogado José Luis Rebollo defendió ayer tanto su labor como secretario de la Fundación Centro Niemeyer como el trabajo de su despacho profesional al frente de la contabilidad del centro y aseguró que «nunca pensé que (los desfases contables que fueron apareciendo) fueran irregularidades, sino errores». El letrado afronta una petición de pena de dos años y dos meses de cárcel y 7.200 euros de multa por un presunto delito societario como cooperador necesario en el juicio por el 'caso Niemeyer', y para defenderse ha necesitado más de seis horas y media a lo largo de dos jornadas. La próxima sesión, a celebrar el Lunes de Pascua, 22 de abril, en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial, comenzará con la declaración de Marc Martí, exdirector de producción, para el que la Fiscalía solicita un año y medio de cárcel y 10.000 euros en concepto de responsabilidad civil por ser supuesto cómplice de malversación.

Rebollo volvió sobre muchas de las cuestiones que ya había avanzado el lunes acerca de la dejación de funciones y el desinterés del patronato y, a preguntas del Ministerio Fiscal, ahondó en su interés personal en resolver una situación cada vez más complicada que, según describió, le supuso verdaderos quebraderos de cabeza. «Debería haber dimitido», reconoció, pero no lo hizo por «responsabilidad profesional».

El fiscal Alejandro Cabaleiro también quiso descifrar el contenido de algunos correos electrónicos entre él y su subordinado, Miguel Argüelles, por otra parte, bastante explícitos. Según explicó Rebollo, la frase 'sacad con cuidado lo que está en la oficina de al lado que nos pillan' es una «fórmula coloquial» que está escrita en el contexto de una obra en las instalaciones de su despacho, y su referencia a un posible 'maquillaje' de la contabilidad del centro demuestra que «no cejamos nunca en intentar ver qué pasaba en la contabilidad entre el centro y Viajes El Corte Inglés» porque desde el primer momento creyeron que «los coches van por la derecha», es decir, que todo era normal y los posibles desfases eran «errores», pero a partir de ese correo de febrero de 2012 comenzaron a valorar otras opciones.

Poco después, en junio, Rebollo perdió el apoyo, hasta entonces total, de la alcaldesa de Avilés, Pilar Varela, tal como se lo habría trasladado personalmente en un reunión mantenida con la recién nombrada consejera de Cultura y presidenta del patronato, Ana González, que fue quien finalmente denunció ante la Fiscalía las presuntas irregularidades contables durante la gestión del exdirector general, Natalio Grueso. Él les contestó que quería dimitir «desde hacía tiempo» por el «calvario» que sufría y que debían convocar una nueva reunión del patronato.

Rebollo justificó la presentación de un expediente de regulación de empleo y un preconcurso de acreedores en aras a «preservar la responsabilidad de los patronos sean quienes sean», en alusión a la llegada de Foro Asturias al gobierno asturiano. Y afirmó que de haber formalizado el Principado y el Ayuntamiento de Avilés la financiación comprometida, y que a priori estaba garantizada por las respectivas prórrogas presupuestarias que acababan de firmar ambos gobiernos, se habría llevado con éxito el proceso. Como trasfondo, sin embargo, se encontraba una reforma estatutaria que no solo contaba con la oposición de Foro Asturias sino que causaba discrepancias en el propio seno de la Federación Socialista Asturiana, como Rebollo asegura que pudo verificar al ser testigo de una discusión sobre este particular entre Vicente Álvarez Areces y Javier Fernández. Se trataba, como ya se había comentado, de cambiar la figura jurídica de la entidad para facilitar la entrada de patronos privados.

Uno de los pocos que había hasta entonces, la Fundación Masaveu, aparte de abstenerse en la presentación de la liquidación de las cuentas de 2007, también decidió cambiar el modo de aportar su financiación, según confirmó el letrado a preguntas de Teresa Domínguez, abogada de la acusación popular Foro Asturias y que ayer por primera vez pudo intervenir. La entidad quería financiar directamente actividades y no aportar dinero a la Fundación.

Más