El objetivo de cuidar a los cuidadores

El objetivo de cuidar a los cuidadores
El personal sanitario que imparte el taller explica técnicas de movilización en la cama de personas dependientes. / MARIETA

El programa 'Más cerca' forma a familiares de pacientes dependientes del Área III

EVA FANJULAVILÉS.

Desde hace un año, la puesta en marcha del programa 'Más cerca' permite a los familiares de pacientes dependientes ingresados en el Hospital San Agustín practicar técnicas de cuidados básicos en la propia habitación del paciente bajo el asesoramiento del personal sanitario. Esta novedosa iniciativa, que por el momento sólo se lleva a cabo en el Área Sanitaria III, tiene como principal objetivo mejorar no solo la calidad de vida del paciente asistido sino de su cuidador.

«Cuando personas sin experiencia previa ni formación en cuidados se enfrentan de pronto a tener que atender a un familiar con dependencia, porque a lo mejor le ha dado un ictus, se ven desbordadas y no saben qué hacer», apunta la supervisora de Cuidados y Educación al Paciente del Área III, Yoana Martínez López. Las situaciones que afrontan los familiares van desde el ámbito administrativo al asistencial, así que «aquí se lo enseñamos todo, desde pedir la receta para un pañal a colocarlo», destaca la supervisora.

«Por eso tanto el taller de cuidados básicos, que llevamos años impartiendo, como el nuevo programa 'Más cerca' ayuda a que los cuidadores puedan abordar la atención que dispensan de la manera más positiva y beneficiosa para ambos, cuidador y paciente», destaca.

Esta novedosa iniciativa se integra en el programa de formación a cuidadores informales que se imparte en el Área III desde el año 2006. Un proyecto dirigido a familiares de personas con diferentes grados de dependencia y que necesitan formación e información en cuidados básicos.

La supervisora de Cuidados y Educación al Paciente del Área III, Yoana Martínez López, explica cómo fueron los propios cuidadores los que, tras asistir al taller de Cuidados básicos, «empezaron a plantearnos la posibilidad de poder realizar algún tipo de práctica y entrar en las habitaciones a ver cómo se movilizaban con grúa a su familiar o cómo se realizaba la higiene. Y así fue como nos planteamos ampliar el taller». Durante los cinco primeros meses de 2018 este programa captó a «105 cuidadores, de los que 69 participaron en el taller. De estos últimos, once atendían a personas en situación de dependencia total», explica Yoana Martínez.

El taller de formación a cuidadores se imparte una vez a la semana en el propio Hospital San Agustín de Avilés. Se trata de talleres grupales en los que participan un máximo de ocho personas. «El taller inicial es eminentemente práctico y siempre que es necesario adaptamos el contenido a las características específicas de los usuarios», comenta Yoana Martínez.

«El taller suele hacerse de 10 a 13 horas de la mañana. Para que el cuidador pueda acompañar en el desayuno al paciente y después hablar con los médicos tras la consulta», comenta la Técnico en Cuidados de Enfermería, María Jesús Portela.

Además, «a los cuidadores se les da una tarjeta que les permite moverse por el hospital», explican. Durante las tres horas que dura la formación teórico-práctica, los cuidadores reciben cuestiones generales de higiene, manejo de la incontinencia, movilización del paciente dependiente o nutrición. «Lo que más les preocupa suele ser cómo colocar el pañal y también el manejo de la grúa», comenta la técnico en Cuidados, Mercedes Villoldo.

Prácticas con muñecos

Las prácticas se hacen primero con un muñeco a escala en la sala de formación, donde los cuidadores aprenden a poner protectores y colchones antiescaras, a hacer la cama de manera práctica para movilizar y cambiar al paciente o manejar la grúa u otros elementos mecánicos que facilitan el trasvase de la persona dependiente. También se les enseña a colocarse de manera correcta para prevenir lesiones musculares o de espalda.

Después, aquellos cuidadores que se suman al programa 'Más cerca' pueden practicar con sus familiares lo aprendido en el taller, acompañados en todo momento por el personal sanitario. «Poder poner en práctica en la habitación lo que han aprendido supone para ellos un refuerzo muy importante», destacan. El San Agustín ha habilitado «una sala en la sexta planta en la que los cuidadores pueden descansar o comer», detalla la responsable.

Al tratarse de un programa del Área sanitaria III, la formación continúa en atención primaria una vez que el paciente deja de estar hospitalizado. «Nosotros nos ponemos en contacto con la enfermera de atención primaria y desde allí se ofrecen otros talleres más amplios para los cuidadores de enfermos crónicos con cualquier tipo de dependencia», apunta la supervisora de cuidados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos