Los hoteles de Avilés afrontan la semana grande con niveles máximos de ocupación

Los hoteles de Avilés afrontan la semana grande con niveles máximos de ocupación
Dos turistas, ayer en uno de los hoteles de la céntrica calle de La Fruta. / PATRICIA BREGÓN

La oferta mantiene en el mes de agosto agosto una alta tasa de actividad con un turismo familiar y muchas reservas

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

La ciudad inicia la segunda quincena de agosto con los hoteles rozando la plena ocupación. Agosto está siendo un buen mes para los hoteles consultados y sus datos indican que se encuentran en niveles altos de actividad, también para el periodo de semana grande, cuando las fiestas de San Agustín incrementan la llegada de turistas.

Los diferentes hoteles consultados trazan un perfil de los visitantes con puntos comunes, a pesar de las diferencias existentes en el parque hotelero de la ciudad, tanto por su número de habitaciones como por las estrellas.

Así, básicamente se trata de un turismo de tipo familiar. Con frecuencia son parientes de avilesinos que se acercan a pasar unos días en la ciudad. En casos concretos se nota el tirón del turismo religioso, especialmente vinculado al Camino de Santiago. Y no faltan grupos de extranjeros, cada vez más frecuentes.

La manera de reservar ya se ha adaptado completamente a la sociedad digital. Aunque se siguen haciendo reservas de manera tradicional, es decir, por el teléfono; la mayor parte llegan a través de internet. Bien a través de las diferentes plataformas específicas, bien contactando con el hotel de manera directa. Todos los hoteles confirman que se han producido algunas cancelaciones, especialmente en julio, relacionadas con los anuncios de mal tiempo; aunque no perjudican a su actividad ya que las habitaciones terminan siendo ocupadas por viajeros que llegan sin reserva.

Daniel Fidalgo, director del Hotel Silken Villa de Avilés, asegura que este año la actividad está siendo ligeramente menor que el año pasado. Su referencia es la existencia de camas libres en Gijón, que considera como el «termómetro del sector para Asturias». Y es que la coincidencia de la Feria Internacional de Muestras con la semana grande gijonesa y su atractivo para un turismo urbano provoca que, en épocas pasadas, se produjese un efecto cascada: se llenaba Gijón y los turistas que no tenían plaza en la villa de Jovellanos acudían a otros puntos próximos como Avilés.

Aunque la mejora de las infraestructuras y los hábitos de los turistas invita a pensar a que se ha producido una transformación.

«Esa dinámica ha cambiado. Ahora mismo, no hay distancias entre Avilés, Oviedo y Gijón; las tres ciudades deberíamos ir juntas en todo», asegura María José Arias, directora del Hotel 40 Nudos. Al margen de esa situación, el hotel está viviendo un buen mes de agosto, después de un julio que funcionó perfectamente. «Tenemos la previsión de rozar el completo. Hay muchas reservas para lo que queda de agosto. Y también te llega gente de última hora, sin reservar. y luego tenemos en septiembre para las Jornadas del Cómic, que es cuando, para nosotros, se termina la temporada de verano», comenta Arias.

Su hotel se alimenta de turismo familiar y también constata la presencia de muchos peregrinos jacobeos. «Agosto es un mes muy intenso para el Camino de Santiago y lo notamos, mucho más que julio», asegura.

También en la calle La Fruta, a escasos metros, se encuentra el Hotel Don Pedro. «Estamos teniendo un buen verano, agosto está siendo bueno como todos los años y las previsiones para la próxima semana están bien», asegura Julio Álvarez Rodríguez. Con la posibilidad real de alcanzar el lleno, su clientela responde a diferentes tipos: «turistas que son familia de avilesinos y vienen a pasar unos días, personas que repiten estancia en Avilés y turismo extranjero. Es habitual la presencia de franceses y alemanes. Este año nos sorprendió que tuvimos más daneses que en otras temporadas», comenta.

La situación también es buena lejos del centro de Avilés. En el Hotel Villalegre, Paulino Alonso, asegura que está siendo un buen verano. «En agosto, el turismo de vacaciones cubre la caída del turismo de empresa», explica. No obstante, las diferentes tareas de mantenimiento en las empresas de la comarca también facilitan actividad. La mayor parte de los turistas reservan a través de internet, si bien no faltan entradas de última hora.

Antonio Bernabé, del Hotel del Parque Empresarial, asegura que «agosto está siendo bueno, al contrario que julio. En semana grande es muy posible que llenemos».

Desde Llaranes, Javier Fernández explica que «El Hórreo es un hotel pequeño y estamos llenando, aunque hay menos demanda que otros años». Su público fundamental es turístico y algo de empresa durante el verano.

En La Maruca, el hotel El Balcón también registra una buena actividad. Aunque durante agosto baja un poco la actividad del turismo de empresa, la entrada de viajes de ocio asegura unos buenos resultados, también con el horizonte de llenar.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos