La oferta de alojamiento turístico de Avilés aumenta un 7,5% en un año

Un grupo de jóvenes con sus maletas en la puerta del aparcamiento subterráneo de El Parche. /  MARIETA
Un grupo de jóvenes con sus maletas en la puerta del aparcamiento subterráneo de El Parche. / MARIETA

Apartamentos y viviendas de uso turístico y vacacional impulsan la subida con un crecimiento del 60% de sus plazas

EVA FANJULAVILÉS.

La oferta de alojamiento turístico en Avilés continúa al alza. Solo en 2018 el número de plazas disponibles en la ciudad se incrementó un 7,5% respecto al año anterior, un aumento que alcanza el 21, 6% respecto a los datos de hace tres años y un 20% respecto a los de hace quince años.

El municipio cuenta en la actualidad con un total de 813 plazas de alojamiento para turistas, de las que 720 responden a establecimientos hoteleros y las otras 93 a apartamentos y viviendas de uso turístico y vacacional.

Son estos últimos los que impulsan la subida del sector, ya que en un solo ejercicio han pasado de disponer de 33 a 93 plazas, lo que supone un significativo aumento del 65%. En concreto, Avilés concentra más de la mitad de este tipo de oferta turística en la comarca, con catorce plazas en apartamentos turísticos, 58 en viviendas de uso turístico (VUT) y las veintiuna plazas en viviendas vacacionales.

Por su parte, el sector hotelero se mantiene en las cifras de 2017, año en el que recuperó cerca del 18% de su oferta, tras el considerable descenso que venía sufriendo desde el año 2012. Avilés arrancó 2019 con un total de nueve hoteles abiertos: uno de cinco estrellas, uno de cuatro de estrellas, cinco de tres estrellas, además de uno de dos y otro de una. Entre todos suman 630 plazas hoteleras.

A éstas se suman los noventa alojamientos que ofrecen las seis pensiones existentes en el municipio. Como dato curioso, la ciudad no dispone de ningún hostal.

Un crecimiento equilibrado

Según los expertos, el mapa de los alojamientos en Avilés muestra un sector turístico «ordenado, sostenible y que responde de manera adecuada a la demanda turística de la ciudad». Hace unos diecisiete años, Avilés pasó de tener un solo hotel, el antiguo Luzana en la calle de La Fruta, a contar con representación de grandes cadenas como NH o Silken, que se fijaron en Avilés como potencial destino turístico.

Según el presidente del Avilés Club de Empresas y director del hotel URH Zen Balagares, Daniel Rodríguez, esto ocurrió en primer lugar por la gran actividad industrial de la comarca que es la que «durante la semana nutre la ocupación de los hoteles de la zona, llegando en algunos casos a suponer el 90% del público que se recibe de lunes a viernes». Aunque el perfil es amplio y variado muchos de estos clientes corporativos son «directivos o ingenieros de grandes empresas que buscan alojamiento en establecimientos de tres, cuatro y cinco estrellas», comenta Rodríguez.

El segundo motor que impulsa el crecimiento del sector hotelero en Avilés y comarca fue el cambio en la oferta turística y de ocio que experimentó Avilés en las últimas décadas. La ciudad se «abrió al turismo en general, no solo al corporativo, con un crecimiento exponencial de la actividad cultural, turística y gastronómica en toda la comarca, que ofrece una constante sucesión de eventos en la época estival», destaca Rodríguez.

Además de la agenda cultural, gastronómica y festiva que nutre «al sector hotelero de la ciudad», el presidente del Avilés Club de Empresas destaca la importancia creciente del turismo deportivo. «Tanto en el embalse de Trasona, en Corvera, como en Avilés se desarrollan importantes competiciones deportivas de ámbito nacional e internacional que en los últimos años atraen mucho turismo de fuera y del extranjero».

Perspectivas de futuro

La oferta hotelera de Avilés y comarca «está bien dimensionada». Dado el tamaño de la ciudad, «creo que es suficiente», sobre todo teniendo en cuenta que «a veinte kilómetros tienes dos vecinos, Oviedo y Gijón, mucho más potentes social, económica y turísticamente hablando», subraya Daniel Rodríguez.

Aún así, instituciones y entidades privadas coinciden en reconocer que Avilés cuenta con un gran potencial turístico aún por explotar. «Tenemos una comarca y una ciudad que dispone de los suficientes recursos como para ser atractiva para un turismo vacacional o cultural. Si hablamos del turismo de reuniones, tener hoteles con buena capacidad y disponer de espacios como el centro Niemeyer o el Pabellón de Exposiciones de La Magdalena es un lujo que muchas capitales no tienen», asegura el coordinador general de la Cámara de Comercio de Avilés, Heriberto Menéndez.

Una de las posibles vías de crecimiento turístico de la ciudad podría ser la captación de mercado internacional. «Ese es nuestro gran déficit, no hemos conseguido aún hacer de Avilés y de Asturias un destino conocido y bien valorado en el extranjero», explica Daniel Rodríguez. El escenario ideal sería, según el presidente del Avilés Club de Empresas «llevar a cabo una buena promoción turística exterior que abriese una ventana a los clientes de Francia, Inglaterra y Europa central».

«Promoción y tiempo» son también las claves del desarrollo turístico de la ciudad para el coordinador de la Cámara de Comercio. Heriberto Menéndez recuerda «el poco tiempo» que Avilés lleva como destino turístico, «acabamos de empezar, todavía estamos en Primaria», asegura.

Respecto a la promoción, Menéndez valora positivamente el trabajo realizado hasta ahora, sobre todo en lo relativo a la colaboración «publico-privada» llevada a cabo en los últimos tiempos, gracias a la que se «está avanzando y dando frutos y creo que debe seguir siendo así, porque se tiene en cuenta la opinión del sector a la hora y hace que las inversiones se hagan con un mayor conocimiento», asegura.

En este sentido, Menéndez también insiste en que «a mayor inversión económica en promoción turística, mayores beneficios para la ciudad y para la comarca en general, todo lo que se invierte en esta materia, repercute de manera positiva en la zona. Aunque, «por supuesto, la capacidad de promoción local se adapta al presupuesto de cada ayuntamiento», concluye el coordinador de la Cámara de Comercio .

Crecimiento sostenible

Por su parte, desde el Ayuntamiento de Avilés, también se apuesta por el desarrollo turístico de la ciudad «siempre que este sea sostenible y ordenado, con un crecimiento pausado de la oferta de alojamiento acorde con el tamaño de la ciudad y que responda a la demanda real», indica el concejal en funciones de Promoción Económica y de Ciudad, Manuel Campa.

En este sentido, Campa incide en la importancia de evitar que «se cree una oferta artificial de la que puedan vivir más negocios de los que hay ahora, pero que se verían en dificultades en temporada baja», asegura el edil socialista.

En cuanto a los posibles espacios a cubrir, para completar el mapa turístico avilesino, en el Ayuntamiento se apuesta por la creación de los llamados 'hoteles boutique'. «Se trata de establecimientos de entre doce y quince habitaciones, de calidad media y alta, que responden a las necesidades de crecimiento lento que no molesta al conjunto de una ciudad industrial, pero que se ha adaptado bien al modelo turístico inclusivo, no agresivo y de calidad», indica Campa.

Más