Un tique de la ORA mal colocado obliga a cambiar la ordenanza en Avilés

Un conductor coloca el tique de la ORA en el salpicadero de su vehículo. / OMAR ANTUÑA
Un conductor coloca el tique de la ORA en el salpicadero de su vehículo. / OMAR ANTUÑA

El Ayuntamiento de Avilés modifica el cuadro de infracciones después de perder un jucio en este sentido

C. R.AVILÉS.

El tique de la ORA que había colocado sobre el salpicadero del vehículo se dio la vuelta y el controlador, al no poder verificar ni el día ni la hora, le dejó bajo su limpiaparabrisas la notificación de una sanción de noventa euros. El propietario del vehículo lo llevó a juicio y ganó. El Juzgado de lo Contencioso-administrativo Número 4 de Oviedo determinó que si bien era cierto que no se podía verificar que el ticket correspondía a ese día y estaba dentro de los márgenes horarios la ordenanza municipal solo pedía que se garantizara su visibilidad sin sancionar lo contrario. Así pues, le retiró la multa. Esta sentencia ha llevado al concejal de Tráfico, Raúl Marquínez, a modificar el cuadro de infracciones de la ordenanza municipal de tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial. Ahora, el hecho de «no colocar el tique físico en la parte interior del parabrisas del vehículo de forma que resulte perfectamente visible desde el exterior» está sancionado con noventa euros.

El propio juez recogía que su decisión, en la sentencia conocida este año y publicada por LA VOZ DE AVILÉS, que podía animar a algunos vecinos a «engañar» al Ayuntamiento, pero el hecho de exigir un «importante esfuerzo probatorio» le llevaba a concluir que serían 'casos excepcionales' los que llegasen hasta el juzgado. En cualquier caso, el equipo de gobierno no ha querido correr el riesgo y ha decidido dejar por escrito que el hecho de que el ticket no se pueda comprobar también conlleva una sanción.

Durante el juicio, el demandante aseguró que disponía de tique, pero que este se había dado la vuelta y no era visible. Solicitaba que, de imponer sanción, esta fuera proporcionada. Por su parte el letrado del Ayuntamiento expuso que la falta de atención del conductor había impedido al empleado de la ORA controlar el pago del estacionamiento y argumentó que la multa entraba dentro de la horquilla establecida por la ley.

Se castigará con noventa euros que el tique no esté bien colocado y visible

Tanto de la prueba practicada como de las fotografías que obraban en su poder, el juez dedujo que el recurrente tenía tique autorizado para estacionar, pero que no fue lo suficientemente diligente como para que este no se diera la vuelta y fuera visible desde el exterior. En cualquier caso, la infracción administrativa que se le imputaba era «no disponer del título que autorice el estacionamiento o excederse en el tiempo máximo permitido por la autorización» y eso no ocurrió. Lo que pasó fue que no cumplió con lo exigido en la ordenanza municipal. A saber, que «el tique físico del estacionamiento deberá ser colocado en la parte interior del parabrisas del vehículo, fijándolo convenientemente para evitar su caída y de forma que resulte perfectamente visible desde el exterior», sin embargo esta infracción «no está sancionada con ninguna multa en la ley ni en la ordenanza».

El multado aprovechó este resquicio legal para rechazar una multa y se salió con la suya. No solo eso, ha obligado a modificar la ordenanza.