«Mi padre murió por los recortes en Sanidad»

«Mi padre murió por los recortes en Sanidad»
El fallecido, José Manuel Brey Brea, en una imagen de archivo. / LVA

El informe preliminar de la autopsia apunta a un bloqueo de las vías aéreas como causa de la muerte de José Manuel Brey en un centro de salud donde no había médicos ni enfermeros

EVA FANJUL AVILÉS.

«Mi padre no se murió por el párkinson, se murió por falta de asistencia médica. Es increíble que esto pueda pasar a día de hoy en el país en el que vivimos, pero ocurre. Ellos hacen recortes de sanidad y la gente se muere». Así de contundente se expresa Demelsa Brey Caramés, la hija de José Manuel Brey Brea, el avilesino que falleció asfixiado por su propio vómito el pasado sábado mientras esperaba a ser atendido en el Punto de Atención Continuada (PAC) de A Estrada, Pontevedra, donde no había ni un solo médico ni enfermero.

«A pesar del dolor, estamos siguiendo las pautas de nuestro abogado para exigir responsabilidades e intentar que esto no vuelva a pasar porque es vergonzoso», asegura la hija del fallecido. De hecho, la familia de José Manuel Brey ha emprendido acciones legales contra el Servicio Gallego de Salud (Sergas).

Antes de regresar a Avilés en la tarde del miércoles, interpusieron una denuncia en el cuartel de la Guardia Civil de Lalín. «Denunciamos al Sergas por el fallecimiento de mi padre por falta de atención primaria en el PAC que es un Punto de Atención continuada. En la denuncia relatamos todo lo que sucedió y se recogen todos los testigos que había, entre ellos, al menos dos agentes de la Guardia Civil que acudieron a intentar ayudar y consolaron a mi madre mientras llegaba la familia», relata la hija del fallecido.

«Mi padre no se murió del párkinson que sufría, sino por falta de atención sanitaria»

La familia recibía ayer el informe previo de la autopsia que confirma de manera oficial que José Manuel Brey murió por asfixia. «Tenemos un informe preliminar que confirma que la muerte fue asfixia por bloqueo de las vías aéreas. Así que, aunque dentro de un tiempo nos darán un informe más completo, ya no queda duda de lo que ha pasado con mi padre», indica Demelsa Brey.

En este sentido, otra de las cuestiones que más indigna a esta familia es que, según dicen, «el Sergas parece que se quiere escudar en que mi padre tenía una enfermedad degenerativa. Mi padre estaba muy enfermo sí, el párkinson que padecía desde hace dieciséis años le afectaba, pero no estaba terminal ni encamado, estaba de vacaciones con mi madre, caminaba con andador y a pesar de sus limitaciones seguía adelante, disfrutando de la vida», recalca Demelsa Brey. La hija del fallecido destaca además como su padre «era totalmente consciente, y mientras esperaban en la sala le había preguntado a mi madre por la medicación porque sabía que ya le tocaba tomarla».

Relato de una tragedia

Hacia las seis de la tarde del sábado, el hombre de 64 años de edad, invidente y enfermo de párkinson, acudió con fiebre y vómitos al PAC, el único centro de salud del concejo, acompañado por su esposa y otra pariente. «Cuando llegaron mi madre puso a mi padre en la silla de ruedas y se acercó al mostrador donde le dijeron que no había médico ni enfermera en el centro, que están fuera atendiendo una emergencia a domicilio y que no sabe cuánto tardarán porque está volviendo de Santiago», detalla Demelsa Brey.

Según relata la familia, el único equipo sanitario operativo que había ese día en el centro «se supone que tenía que haber dos médicos y dos enfermeros». Tras más de una hora de espera, cuando la administrativa estaba solicitando una ambulancia, José Manuel Brey vomitó, se atragantó y se asfixió en la sala de espera ante la impotencia de su esposa y sin que ningún sanitario presente para poder asistirlo.

«Creemos que después se pone en contacto con el 061 para pedir una ambulancia y no lo consigue y en ese momento en el que está pidiendo la ambulancia, mi madre me llama a mí por teléfono para decirme que lo iban a trasladar a Santiago pero no me lo llegó a decir porque en ese momento mi padre llega a vomitar y fue cuando se atragantó y se murió», relata su hija.

La médico y la enfermera llegaron diez minutos después del fallecimiento de Brey, «lo arrastraron al interior de los boxes y le hicieron la reanimación pero no sirvió de nada y lo dejaron allí. Cuando se lo dijeron a mi madre fue corriendo, se lo encontró en el suelo y fueron los guardias civiles los que lo pusieron en la camilla. Mi madre está muy afectada porque es la que lo vivió todo».

Debate sanitario en Galicia

El caso de José Manuel Brey también ha propiciado que se reavive el debate profesional, político y social sobre el funcionamiento y la dotación de recursos de la sanidad pública en Galicia. El personal de los PAC gallegos han denunciado en las últimas semanas la falta de cobertura de las bajas imprevistas y las limitaciones del disfrute de las vacaciones o de licencias durante el periodo estival.

A esto se suma las críticas realizadas ayer desde el Concello de Colexios de Médicos de Galicia que defienden la labor de los profesionales y responsabilizan al Sergas de la falta de especialistas y exigen cambios en la gestión de la Atención Primaria.

En el ámbito político el primero en reaccionar fue el secretario general del PSdeG, Gonzalo Caballero, que demandó, a través de su cuenta de twitter, una investigación y explicación oficial por parte de la Consellería de Sanidade. Por su parte, la diputada de En Marea Paula Quinteiro denunció que «el desmantelamiento de la sanidad pública provoca consecuencias dramáticas como esta».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos