Pasa a disposición judicial el matrimonio sobre el que pesaban diez órdenes de detención

El coche fue retirado esta mañana del lugar del accidente. /Patricia Bregón
El coche fue retirado esta mañana del lugar del accidente. / Patricia Bregón

La mujer fue detenida ayer por la Policía Local tras huir de un control y provocar un accidente, mientras que al marido se le dio el alto en el hospital

S. G.

El matrimonio detenido ayer viernes por la Policía Local de Avilés fue puesto a disposición judicial hoy. Entre los dos contaban con diez órdenes de detención por diversas causas que se están llevando en juzgados de Asturias, Galicia y Madrid por delitos de robo, hurto y estafa. Su detención fue digna de película policiaca.

En esta ocasión, el logro policial fue fruto de una casualidad. Esta comenzó a las 19.43 horas, cuando en un punto de control de alcohol y drogas en las inmediaciones del Hospitalillo de Llaranes realizaron la prueba a la conductora de un Renault Scenic, C. A.L, de 28 años de edad. Con ella viajaba una vecina de 72 años, M. J. S. S y C. P. A, su hija de trece meses de edad. La conductora dio negativo en la prueba de alcoholemia, sin embargo, de manera repentina giró en dirección a Trasona y huyó del lugar.

Los agentes iniciaron la persecución y encontraron el turismo en la entrada a La Marzaniella, donde residía C. A. L. El vehículo se había salido de la calzada. A consecuencia del accidente, M. J. S. S, sufrió una fractura en la mano derecha y se encontraba en el suelo.

No había ni rastro de la conductora ni su hija, que, al poco tiempo, fueron localizadas por la Policía Local. La mujer fue detenida y se le informa de que se le atribuyen tres delitos: conducir sin puntos en el carnet, omisión del deber de socorro por no atender a la ocupante herida y conducción temeraria, tras la fuga.

Entonces, los agentes cruzan los datos de la conductora con la Policía Nacional y aparecen ocho órdenes de detención. Cuatro de ellas implican el ingreso en prisión y han sido dictadas por juzgados de Oviedo y Gijón. Otras cuatro suponen la personación ante la sede judicial responsable. Los delitos tienen que ver con hurto, estafa y robo.

Como la joven presentaba heridas leves, fue trasladada al Hospital Universitario San Agustín para recibir atención médica antes de llevarla a las instalaciones de la Policía Local para la instrucción de las diligencias por los delitos contra la seguridad vial y, posteriormente, trasladarla a la comisaría de la Policía Nacional.

Cuando se encontraba en el hospital, recibió la visita de su esposo, que responde a las iniciales de A. P. G. Los agentes policiales que la custodiaban, lo identificaron. Nuevamente cruzaron los datos con la Policía Nacional y confirmaron que tenía órdenes de detención pendiente, en su caso dos. Por lo que fue arrastrado inmediatamente.

Por otro lado, un vecino de Garajes sufrió un accidente cuando circulaba a las 15.42 horas en su bicicleta en las inmediaciones de las obras de urbanización del Hospitalillo. Sufrió heridas graves en la rodilla derecha, que necesitarán intervención. Además, dio positivo en la prueba de alcohol (0,73 y 0,99), por lo que afrontará una multa.

 

Fotos

Vídeos