El PEPA tiene en venta once parcelas y 39.402 metros cuadrados, la mayoría para pymes

Vista general de un sector del Parque Empresarial, en la zona más próxima a la rotonda de La Palmera y la carretera de Luanco. /  OMAR ANTUÑA
Vista general de un sector del Parque Empresarial, en la zona más próxima a la rotonda de La Palmera y la carretera de Luanco. / OMAR ANTUÑA

Las 108 empresas que operan en el polígono de la ría dan trabajo directo en la actualidad a 3.221 personas

AVILÉS.

Quien tenga una pequeña y mediana empresa y necesite suelo para desarrollar o ampliar su actividad en el Parque Empresarial Principado de Asturias (PEPA) tiene a su disposición once parcelas y 39.402 metros cuadrados, de los que 28.813 son específicos para su actividad y 10.588 se destinan al sector terciario. Otra cosa es que tenga dinero para pagar el suelo que comercializa Sepides, el gran caballo de batalla del polígono de la ría desde su puesta en marcha en 2002, hace diecisiete años.

Según datos facilitados a LA VOZ DE AVILÉS por la entidad dependiente del ministerio de Hacienda, que es la encargada de gestionar y comercializar los suelos excedentes de la antigua Ensidesa en Avilés, el PEPA cuenta a día de hoy con 108 empresas asentadas en sus terrenos. Esto supone una importante actividad en cuanto a generación de empleo, con 3.221 puestos de trabajo directos.

En total, permanecen ocupadas 126 parcelas y están pendientes de vender otras once. Ese suelo suma una superficie de 39.402 metros cuadrados, de los que Sepides destina 28.813 metros cuadrados para pequeñas y medianas empresas y 10.588 destinadas al sector terciario.

10.588 de los metros cuadrados aún sin comercializar son de suelo terciario

Sepides es una sociedad pública y hasta ahora ha justificado el coste del suelo en el PEPA basándose en las cifras de recuperación de los terrenos y la urbanización, recibiendo críticas por los precios del metro cuadrado tanto del Ayuntamiento, como de la Cámara y los sindicatos mayoritarios. Quizás por eso el presidente Antonio Miguel Cervera aseguraba hace dos semanas en Avilés que el objetivo para desmantelar y reurbanizar el suelo que liberarán las baterías de cok es captar financiación europea, por ejemplo, para que los costes de poner en valor los terrenos que deje libres ArcelorMittal no se disparen y no se repercutan sobre el futuro comprador.

En ese línea se sitúa también el gobierno municipal de Avilés. El concejal de Urbanismo aseguró la pasada semana en una entrevista concedida a LA VOZ que esa captación de fondos europeos puede ser clave para aminorar los costes de desmantelamiento y descontaminación de los suelos que se liberarán en las baterías de cok. Manuel Campa recordaba lo sucedido con el parque empresarial y la filosofía del ministerio de Hacienda de recuperar lo invertido con la comercialización del suelo industrial, algo que ha resultado nefasto en la primera fase del polígono, donde aún hay suelo sin vender a pesar del continuo interés de empresas por instalarse allí, o de otras para trasladarse desde otras partes de la comarca por sus necesidades de ampliar las instalaciones.

En algunos casos, como ha podido corroborar este periódico en los últimos meses, empresarios avilesinos y de otras zonas de la comarca han declinado comprar alguna de las parcelas disponibles del polígono por la poca competitividad del precio del suelo. La solución que han encontrado es comprar directamente naves libres ya instaladas a empresarios privados que previamente las habían adquirido a Sepides.

Desde hace diez años la sociedad estatal viene comercializando el suelo que todavía no ha vendido en el polígono a través de la fórmula de la subasta. Algunas de esas subastas públicas quedaron desiertas. La última se desarrolló entre 2017 y 2018 y en ella se vendieron cuatro de las quince parcelas que en aquel momento todavía permanecían vacías. En tres de ellas, situadas en Parque Lobos en la falda de Valliniello, se levanta ya una nave con destino a la investigación de ArcelorMittal.

Es en esta zona en donde quedan parcelas libres, a excepción de la de 14.140 metros cuadrados para gran industria que se sitúa sobre la zona que ocupa Galvanizados Avilés cruzando la carretera que lleva a Retumés. Sepides rebajó en esta convocatoria el precio del suelo con respecto a la anterior en todos los solares excepto precisamente en este y en el segundo más grande en venta, que mide 6.430 metros cuadrados.

La sociedad propietaria del PEPA ponía a la venta en marzo otras seis parcelas de uso industrial en Parque Lobos con dimensiones que iban desde los 1.003 a los 1.623 metros cuadrados. Su valor de salida en la subasta era de 110 euros el metro cuadrado, 31 menos que en la convocatoria lanzada hace dos años y resuelta el verano pasado.

Las otras tres parcelas que se pusieron a la venta hace cuatro meses son de uso terciario y su precio de salida rondaba los 176 euros, 36 euros menos que en la convocatoria anterior. En este caso sus dimensiones son mayores, ya que van desde los 3.951 a los 2.734 metros cuadrados. También se ubican en el antiguo Parque Lobos en las zonas más cercanas a la carretera que va al faro de San Juan. En estos solares se podrían instalar empresas que dan servicios al público, a las administraciones o a otras empresas, es decir, comercios y oficinas.

Por otro lado, el desarrollo de los casi 400.000 metros cuadrados de suelo industrial tras el fin de las baterías de cok 63 años después de su inauguración se realizará mediante la puesta en marcha de un plan estratégico cuya elaboración ultima Sepides, que está abierta a la negociación de cara a la ejecución del proyecto. De hecho el presidente de Sepides insistió en Avilés en que tanto el Ayuntamiento como el Principado tienen que colaborar en la puesta en valor de este suelo industrial.

Lo que ya se conoce es el nombre de la primera empresa que se instalará en ese suelo con una importante inversión en la modernización de las instalaciones. Química del Nalón ha comprometido una inversión de nueve millones de euros que supondrá la creación de veinte nuevos puestos de trabajo en lo que se denominará como PEPA2, además de la llegada de dos sociedades ya existentes y la creación de una tercera compañía, Deganta Aguas.

Más