Una pequeña inversión de 4.000 euros para obras de urgencia

Israel Castro y José Manuel Baltar, ante el único ascensor operativo de la Casa Sindical. / MARIETA
Israel Castro y José Manuel Baltar, ante el único ascensor operativo de la Casa Sindical. / MARIETA

F. B. AVILÉS.

Los tres sindicatos comarcales han financiado una obra para abordar los problemas más urgentes del edificio en los primeros meses del año. En total, las tres uniones comarcales aportarán unos 4.000 euros para la reparación de elementos en la fachada exterior, donde las baldosas de la cenefa situada en la base del edificio se han caído.

Lo más importante será la apertura de una pequeña zanja en la parte posterior para contener la humedad, el gran problema del inmueble. La zona verde situada en la trasera del sindicato se anega cuando llueve con intensidad. Además, la tierra filtra el agua que acaba llegando al edificio y representa un grave problema para la estructura.

Por ese motivo, los sindicatos contratarán la apertura de una zanja para mejorar el aislamiento del inmueble y preservar su seguridad.

Al margen de esta actuación conjunta, cada unión comarcal invierte de manera periódica en el adecentamiento de sus instalaciones. Sin embargo, el margen económico del que se dispone no es mucho.

Más aún cuando en la actual situación del edificio una buena parte del presupuesto de los sindicatos se va en la factura eléctrica para asegurar unas condiciones mínimas de confort tanto a los trabajadores como a los usuarios.

Por todo ello, los secretarios de las tres uniones comarcales confían en que, a lo largo de este año, el Ministerio de Trabajo afronte las inversiones necesarias para mejorar la eficiencia energética del inmueble de la plaza de El Vaticano.