La perrera de La Luz quedará clausurada en la primera semana de diciembre

La perrera de La Luz quedará clausurada en la primera semana de diciembre
En esta finca llegó a haber 154 animales y ahora solo quedan nueve perros a los que se les busca alojamiento. / MARIETA

Solo permanecen nueve canes y la Protectora de Animales de Asturias espera poder encontrarles alojamiento este mes

YOLANDA DE LUIS AVILÉS.

Han pasado ya algo más de cuatro meses desde que se procedió al desalojo de la perrera ilegal de La Luz y ya solo quedan en la finca nueve canes a la espera de que se les encuentre alojamiento. El objetivo de la Fundación Protectora de Animales del Principado de Asturias, que se ha encargado de coordinar este proceso en el que ha encontrado colaboración de otras entidades de España y Europa, es que la perrera se pueda dar por clausurada definitivamente en la primera semana de diciembre.

Habrá transcurrido entonces cinco meses desde que el 6 de julio se inició el realojo de los 154 animales (todos perros, menos un gato) que se encontraban en este refugio que estaban en malas condiciones y que era gestionado por una vecina de La Luz que contaba con la colaboración de varias personas más amantes de los animales.

La secretaria de la Fundación Protectora de Animales de Asturias, Alejandra Mier, relataba ayer lo complicado de encontrar alojamiento o conseguir la adopción para esta cantidad de animales en tan poco tiempo y ponía un ejemplo que permite alcanzar a comprender esa dificultad. «Nosotros en un año habitualmente no llegamos a las doscientas adopciones gestionadas y ahora, en estos meses, contamos con 153 animales más que se suman a nuestro trabajo habitual, porque en este tiempo no se ha dejado de atender llamadas de todo tipo para recoger perros», indicó. Y añadió que el desalojo de la perrera de La Luz «viene a ser como si dejáramos el albergue de Oviedo sin animales».

De los nueve perros que todavía están en La Luz, hay uno que probablemente pueda salir en los próximos días y para el resto se encontrará alojamiento en las instalaciones de la propia Fundación Protectora porque el próximo 1 de diciembre viajarán a Holanda varios de los perros que ahora ocupan sus instalaciones para ser adoptados en ese país.

Según explica Alejandra Mier, «con estos realojos nos quedarán solo dos o tres perros en La Luz para los que no tengamos espacio, pero ya estamos pensando en la solución y buscando albergues para que puedan quedarse allí, porque de una cifra así de pequeña sí podemos asumir económicamente la manutención en un albergue mientras les buscamos espacio en nuestras instalaciones o un hogar en adopción». Así, cinco meses después de comenzar el desalojo, la perrera ilegal de La Luz se clausuraría definitivamente.

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos