Un perro de raza peligrosa escapado moviliza a Policía y Guardia Civil

El perro, corriendo junto a un vehículo en la rotonda de Tabaza. En la imagen circular, el perro recogido en Carreño. / LVA
El perro, corriendo junto a un vehículo en la rotonda de Tabaza. En la imagen circular, el perro recogido en Carreño. / LVA

El Ayuntamiento de Carreño se hizo cargo del animal hasta que el dueño regularizó su situación

A. SANTOS

Los conductores que transitaban el pasado viernes por la carretera que une Tabaza con Candás se llevaron una sorpresa al ver a un perro en medio de la calzada. El can, de la raza rottweiler, que está incluida en la lista de las potencialmente peligrosas, corría junto a los vehículos en las inmediaciones de la rotonda que distribuye el tráfico en la confluencia con la carretera que une Avilés y Gijón y los accesos a la autovía del Cantábrico.

Uno de los conductores detuvo su coche e intentó interceptar al animal. Es un vecino de Candás con experiencia en el manejo de perros. Consiguió atarlo junto al vehículo y compartió su foto en las redes sociales junto con un mensaje para intentar localizar a su dueño. También intervino la Guardia Civil con base en la capital carreñense, que se comunicó también con el Ayuntamiento. La Policía Local de Carreño comprobó que el perro no tenía chip y activó el protocolo de recogida y depósito correspondiente a través de un centro canino que tiene contratado el Consistorio.

El mismo día, el viernes, unas horas después, se personó en la Policía Local un avilesino que aseguraba ser el dueño del rottweiler. Según su versión, tenía al perro en una finca próxima a la rotonda de Tabaza, en la misma carretera que comunica con Candás, a la altura de la localidad de La Granda. Aseguraba que el perro había podido escaparse, de ahí que hubiese huido por la carretera sin control.

Comunicó que su residencia estaba en Avilés, por lo que la Policía Local de Carreño hizo la correspondiente comprobación con la Policía Local de Avilés para saber si el supuesto dueño tenía la licencia para tener perros potencialmente peligrosos. La respuesta fue negativa, por lo que no se le entregó el perro, ya que no pudo acreditar en ese momento ser su propietario ni tener el permiso correspondiente.

El rottweiler pasó todo el fin de semana bajo custodia del centro canino que se encarga de la recogida y custodia de los animales abandonados en Carreño. No fue hasta ayer martes, cuando el propietario del perro se personó tras haber regularizado su situación en el Ayuntamiento de Avilés. Aportó los documentos que acreditaban que es el propietario y que había solicitado la correspondiente licencia, que incluye un seguro de responsabilidad en el caso de la tenencia de perros potencialmente peligrosos.

La solicitud de licencia debe ir acompañada de la documentación del animal, el certificado de microchip del veterinario, un seguro de responsabilidad civil de 120.000 euros de cobertura mínima, un certificado de antecedentes penales del dueño y un certificado médico físico y psicológico.