«La poesía ahora es mucho más directa, corta y adaptada a la vida actual»

Agustín Alonso Biscayar, hace unos días en el Ateneo Jovellanos con su poemario. / LUIS SANTIAGO
Agustín Alonso Biscayar, hace unos días en el Ateneo Jovellanos con su poemario. / LUIS SANTIAGO

El poeta Agustín Alonso Biscayar presenta hoy, a las 19.30 horas, su poemario 'En el borde del aire', en el Aula de cultura de LA VOZ DE AVILÉS

EVA FANJUL AVILÉS.

'En el borde del aire' es el cuarto poemario del avilesino Agustín Alonso Biscayar. Esta tarde, a partir de las 19.30 horas, el Aula de cultura de LA VOZ DE AVILÉS acoge la presentación de esta obra, un acto en el que poeta estará acompañado por la coordinadora de este espacio, Mercedes de Soignie. La entrada es libre hasta completar aforo.

-Presenta usted 'En el borde del aire'. ¿Qué muestra en él?

-Es el cuarto poemario que publico y pensé en plantear algo más de lo que es habitual. En los anteriores predominaba el tema relacionado con el amor, la nostalgia y el recuerdo, sin embargo en esta ocasión, a parte de tocar ligeramente esos temas, pues quiero hacer bastante hincapié en lo que es para mi el concepto de palabra.

«La poesía es terapéutica tanto para quien la lee como para quien la escribe» «El poeta ha sido siempre la persona que busca más allá de la explicación dada»

-¿Y qué representa para usted ese concepto?

-En estos momentos en los que continuamente vamos conviviendo entre un pequeño caos y la vida diaria, entre la forma de ordenar los sentimientos que uno tiene en un círculo más próximo y los que le trasladan desde la propia sociedad, la clave para organizar ese pequeño caos es a través de la palabra, el comportamiento y sobre todo de la poesía.

-¿Cómo lo hace?

-Hago mención en el poemario a una frase de Saramago que dice 'el caos es un orden por descifrar', digamos que eso es lo que intento a través de esa palabra.

-¿Intenta usted encontrar cierto equilibrio existencial ?

-Sí, lo intento a través de la poesía como forma de hilvanar un acuerdo entre ese enfrentamiento que cada uno tiene diariamente consigo mismo y con la sociedad.

-Y en esta sociedad tan inmediata y tecnológica, tan exhibida en la superficie ¿cabe la poesía?

-Claro que sí. Es que el sitio para la poesía se lleva buscando desde hace cientos de años, incluso se duda del papel de la poesía dentro de la sociedad y yo creo que, simplemente, el hecho de hacernos esa pregunta confirma su necesidad.

-¿Qué aporta la poesía?

-Lo que hace la poesía es marcar un ritmo diferente al que la sociedad actual nos indica. Es una forma de ver sentimientos, de analizar comportamientos y de buscar una explicación a un determinado sentimiento.

-¿Diría que es terapéutica?

-Sí, por supuesto, tanto para leerla como para escribirla. Quien va escribir algo es algo que ha ido madurando poco a poco en su cabeza, analizando y componiendo. La poesía fíjate que es terapéutica que se trata de escribir el sentimiento que tiene esa persona, darse cuenta de ese sentimiento, trasladarlo a las palabras justas par intentar definirlo y escribirlo de manera que otra persona que lo lea sienta lo mismo o parecido, eso es un buen poema.

-Entonces ¿el poeta del siglo XXI sigue yendo a contracorriente?

-Sí, siempre ha sido así. El poeta ha sido siempre la persona que busca más allá de la explicación de los conceptos que se daba por asumida. Siempre es la persona que no se conforma con la respuesta dada.

-¿Por qué titula este último poemario 'En el borde del aire'?

-Tiene explicación con una frase con la que cierro el poemario. Lo que intento mirar es la cantidad de sentimientos que tenemos tanto positivos como negativos que están muy cerca unos de otros, tocándose. Hablo de lo difícil que es andar en ese límite de sentimientos, en el que como cuando hay tormenta parece que el aire deja de soplar. La cuestión es salir de ese punto e ir hacia los sentimientos más positivos.

- ¿Hay una llamada a la reflexión?

-Sí, lógicamente. Lo que el poeta busca siempre es explicar un sentimiento y en buena medida en los últimos versos de cada poema parece que esa línea argumental debería terminar con esa solución que siempre intentamos encontrar.

-Usted dedicó su vida profesional a la banca, algo muy alejado de la lírica ¿por qué empezó a escribir?

-Durante muchos encontré la necesidad de mi trabajo a través de los números, el número es más frío y material y la palabra es mucho más. No hay números que para explicar sentimientos, la palabra es esencial.

-Muchas personas no leen poesía, ¿cómo les invitaría a hacerlo?

-Sí, es habitual encontrar cierto recelo hacia la poesía y yo siempre la comparo con la música. Si te preguntan si te gusta la música, la respuesta es depende de qué música, pero si te preguntan por la poesía, la respuesta suele ser no. Al igual que la música, la poesía ha evolucionado, es mucho más directa, corta y y adecuada al tiempo actual.