La Policía Local de Avilés denuncia a 38 dueños de perros potencialmente peligrosos

La Policía Local de Avilés denuncia a 38 dueños de perros potencialmente peligrosos
Un joven pasea a un perro potencialmente peligroso con bozal en un parque. / J. SIMAL

Se han abierto ochenta expedientes por incumplir la ley en lo que va de año, la mayoría por ausencia de licencia o pasear sin bozal o correa

ALBERTO SANTOS AVILÉS.

Las infracciones relacionadas con los perros potencialmente peligrosos protagonizan la mayor parte de expedientes abiertos por la Policía Local relacionados con este tipo de mascotas. En lo que va de año, se han formulado 38 denuncias por incumplimiento de la ley. Es una cifra similar a la registrada en el mismo periodo de 2017, cuando se habían realizado 39.

Además, la estadística de licencias para tener perros potencialmente peligrosos apunta a un descenso en los últimos meses de los propietarios que inscriben a sus mascotas en el registro. Si en el año 2017 se había concedido setenta licencias, en lo que va de año 2018 esa cifra apenas supera las cincuenta (51), por lo que será difícil que iguale a la del último año de aquí al mes de diciembre.

De las ochenta intervenciones policiales al respecto en lo que va de año (el año pasado ese cifra era de 115, sensiblemente superior), 38 de ellas finalizaron con denuncia por vulneración de la normativa vigente. Según datos facilitados por el Ayuntamiento, «un alto porcentaje de las mismas están relacionadas con la falta de licencia por tenencia de perros potencialmente peligrosos, o por llevar estos por la vía pública sin correa (inextensible de longitud máxima de dos metros), o sin bozal». En el primero de los casos se contabilizan 28 incoaciones de expedientes, y en el segundo 21 en lo que va de año 2018.

No poseer la cartilla sanitaria de vacunaciones obligatorias para los animales potencialmente peligrosos es el cuarto motivo de apertura de expediente, con once tramitaciones por la Policía Local en lo que va de año, con una menos que la infracción de uno de los apartados del artículo 42 de la ley, «no controlar debidamente a los animales, dejándolos deambular por espacios públicos». En último lugar se sitúa, con ocho intervenciones, el incumplimiento de la obligación de identificar al animal potencialmente peligroso.

La mayor parte de los expedientes sancionadores abiertos por la Policía Local a dueños de perros en lo que va de año está relacionada con la falta de licencia para la tenencia de perros potencialmente peligrosos. El número de avilesinos que han solicitado o cuentan con licencia para la posesión de un perro de raza potencialmente peligrosa en los últimos años se multiplica por cuatro al de hace diez años, según datos facilitados por el Ayuntamiento, la autoridad encargada de conceder la licencia, en cuyos registros no consta, sin embargo, el número exacto de animales que tiene cada uno de ellos.

Tener un perro de las razas Pit Bull Terrier, Staffordshire Bull Terrier, American Staffordshire Terrier, Rottweiler, Dogo Argentino, Fila Brasileiro, Tosa Inu y Akita Inu exige unos requisitos. La solicitud de licencia debe ir acompañada de la documentación del animal, el certificado de microchip del veterinario, un seguro de responsabilidad civil de 120.000 euros de cobertura mínima, un certificado de antecedentes penales del dueño y un certificado médico físico y psicológico. Además, hay que ser mayor de edad, estar empadronado en Avilés y abonar una tasa de siete euros. Una vez que se comprueba la veracidad de todos los documentos, el Ayuntamiento autoriza la posesión a través de un decreto. La licencia se expide por un periodo de cinco años.

En 2003 solo dieciséis personas contaban con permiso para este tipo de animales. Un número que se mantuvo estable, incluso a la baja, hasta 2006. Fue en este año cuando, con excepción de 2011, comenzó un progresivo aumento que ha llevado a multiplicar por cuatro el número de propietarios.

Desde el año 2014 el crecimiento ha sido continuo, con entre diez y quince licencias más cada año, para pasar de las 49 a las 70 en el año 2017. En los meses transcurridos del actual 2018, esa cifra se sitúa a principios de octubre en 51 licencias, aunque aún hay que esperar a cerrar el ejercicio para saber si hay un frenazo en ese crecimiento.

Temas

Avilés

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos