El PEPA amplía su plan de usos con industria limpia, formación y nuevo comercio

El PEPA amplía su plan de usos con industria limpia, formación y nuevo comercio
El Ayuntamiento modifica la norma de usos de las parcelas del PEPA para adaptarla a la actividad actual y a la futura. / MARIETA

El cambio de regulación adapta la normativa a la actividad existente y a la futura en unos terrenos considerados como estratégicos

YOLANDA DE LUIS AVILÉS.

El Parque Empresarial Principado de Asturias (PEPA) podrá acoger usos industriales, comerciales y de formación que hasta ahora no contemplaban la norma urbanística que reguló su puesta en marcha. El Pleno aprobará el jueves la modificación con la que se pretende regularizar actividades puestas en marcha y también establecer las bases para el desarrollo de los suelos de desarrollo de la Isla de la Innovación y de las baterías de cok cuando cese su funcionamiento.

«Este enclave es un área de oportunidad para la implantación de actividades productivas y tecnológicas», se explica en la propuesta que tuvo ayer los votos favorables del PSOE y no adscritos y la abstención del resto de la Corporación. Dada la distribución de votos, la decisión final sobre esta modificación del plan del polígono industrial se tomará, por tanto, en el Pleno.

Las empresas dejarán de estar obligadas a cerrar sus parcelas en el polígono industrial

En el año 2001 se dio el visto bueno a la normativa que iba a regir la puesta en marcha del PEPA y desde entonces se han ocupado un 75% de sus solares. «El suelo disponible se prevé que se incardine en sintonía con el desarrollo de la Isla de la Innovación, situado más al sur, integrando este área con el resto del tejido urbano de la ciudad en una solución de continuidad denominada Nueva Centralidad que resulta especialmente importante por su orientación estratégica, tanto económica como urbanística», se explica sobre el planteamiento de modificar la norma.

En los años de desarrollo del Parque Empresarial Principado de Asturias se han ido implantando distintas actividades relacionadas con la industria, pero también con la investigación, la formación y el comercio, y se quiere dar a las mismas con una normativa que contemple estos usos.

200.000 metros cuadrados

Por ello, se modifica el texto que recoge qué tipo de empresas se podrán instalar en la zona logística, de almacenamiento y distribución, en torno a 200.000 metros cuadrados situados entre el Centro Niemeyer y las baterías de cok, algunos de ellos ya ocupados. De hecho, el documento que aprobará el Pleno establece que para esta zona se actualizan las actividades teniendo en cuenta las preexistentes y ajustándolas a las previsiones de actividades futuras en el entorno. En este sentido, «se permite la implantación de determinados usos industriales antes prohibidos al tratarse de actividades productivas limpias». Y también se modifica la norma en relación al uso comercial.

Además, se contempla que se puedan implantar actividades de usos educativos relacionados con la formación y divulgación profesional de las actividades características del área. En el PEPA actualmente hay tres centros de investigación y en un futuro inmediato se sumará uno más. A ello hay que unir la próxima puesta en funcionamiento de la Escuela de Arte prevista para febrero del próximo año y situada como los centros tecnológicos en este área logística.

Los cambios introducidos en las normas que rigen la implantación de empresas y actividades económicas de distinta índole en el PEPA también modifican otro de los aspectos que no se contempló inicialmente, pero que el paso del tiempo ha hecho necesario repensar para que las empresas puedan realizar su actividad con normalidad. La norma de 2001 prohibía prácticamente en todo el polígono el almacenaje de los residuos de las empresas hasta poder llevarlo a vertedero. Eso se corrige y ahora se permitirá a las industrias el almacenaje temporal para después trasladarlo a una estación de tratamiento. Aunque se mantiene la prohibición en la zona terciaria de oficinas y comercio. Se entiende que eliminar la obligatoriedad de cierre puede facilitar algunas actividades en el polígono.

Eso sí, también con normas muy concretas. El documento aprobado establece que para que las empresas puedan almacenar residuos en sus instalaciones tendrán que tener cerrado el perímetro. Por contra, se flexibiliza la norma que obligaba a cerrar todas las parcelas del polígono industria, algo que, según se explica, era muy demandado por los empresarios.

Por otro lado, se prohíbe expresamente que en las parcelas de la zona de terciario industrial se lleven a cabo espectáculos públicos y actividades recreativas. Es decir, no podría, por ejemplo, instalarse una carpa de circo.

El cambio en la regulación de la puesta en marcha de actividades en el Parque Empresarial Principado de Asturias también contempla la adecuación del texto de 2001 a las nuevas normativas urbanísticas y de otro tipo surgidas en estos años. Por ejemplo se indicará a partir de ahora expresamente que los proyectos de construcción que se presenten deberán ajustarse a leyes como la que regula las alineaciones en la Ley de Carreteras o la de servidumbres aeronáuticas en cuanto a la altura de las instalaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos