Los políticos tendrán que esperar

De izquierda a derecha, Natalio Grueso, Judit Pereiro, Marc Martí y José María Vigil, en el banquillo de los acusados. / EFE (POOL)
De izquierda a derecha, Natalio Grueso, Judit Pereiro, Marc Martí y José María Vigil, en el banquillo de los acusados. / EFE (POOL)

Tras haber respondido el miércoles a la Fiscalía y a la acusación particular, hoy es el turno de las defensas El juicio del 'caso Niemeyer' continúa hoy con la declaración del exagente de viajes

C. R. AVILÉS.

El exagente de Viajes El Corte Inglés, José María Vigil, retomará hoy su declaración en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial en el marco del 'caso Niemeyer' interrumpida el miércoles tras responder a la Fiscalía y a la acusación particular, ejercida por la Fundación Niemeyer. Está acusado de presunta estafa y falsedad en documento mercantil además de malversación y falsedad como colaborador necesario, por lo que el Ministerio Público solicita una pena de ocho años de cárcel y 92.600 euros de multa. Es, después de Natalio Grueso, exdirector del centro, el que afronta una petición mayor de los cinco acusados que se sientan en el banquillo.

Los otros tres son Judit Pereiro, exmujer de Grueso, Marc Martí, exdirector de producción cultural y el que fuera secretario del centro, José Luis Rebollo. Este es el único que se ha librado de la foto en el banquillo porque, en su condición de abogado, ha decidido representarse a sí mismo, vestir la toga y compartir mesa con sus compañeros de profesión.

Aunque no se esperan demasiadas novedades en cuanto al contenido de las declaraciones, hoy lunes tiene un morbo adicional puesto que están llamados a declarar la exconsejera de Cultura y primera presidenta de la Fundación Centro Niemeyer, Ana Rosa Migoya, los expatronos Santiago Rodríguez Vega y Manuel Docampo, la exalcaldesa de Avilés, Pilar Varela, Mercedes Álvarez, que fue presidenta de la Fundación, el exconcejal de Izquierda Unida, Fernando Díaz Rañón y el representante legal de Alcucar Asturias, la empresa de alquiler de vehículos que realizaba los traslados contratados por el Centro Niemeyer. Están citados hoy, pero fácilmente no podrán declarar. Salvo sorpresa mayúscula, Vigil concluirá su testimonio y, en caso de que dé tiempo, le seguirán José Luis Rebollo y Marc Martí. Habrá que ver qué decide la sala respecto a la convocatoria de testigos en los próximos días.

Tendrá especial interés la declaración de Ana Rosa Migoya porque ella, tras el difunto expresidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, fue señalada repetidamente por Natalio Grueso como la responsable de no verificar y comprobar las cuentas del centro. Reiteró que en calidad de presidenta del Patronato era su obligación hacerlo. Igualmente, la exalcaldesa Pilar Varela y el actual presidente de la Autoridad Portuaria, Santiago Rodríguez Vega. Grueso declaró que al incumplir los patronos el compromiso de financiación adquirido, hubo facturas que se «rebotaron» al Principado y al Ayuntamiento. Respecto a Rodríguez Vega, por aquel entonces era patrono por Cajastur y miembro de su comisión de riesgos.

Asimismo, podrán explicar qué hay de cierto en esa ausencia de financiación que refirió Grueso, los gastos imprevistos y no planificados como los 220.000 euros de inauguración de la cúpula sin que estuviera terminado el resto del complejo y qué tipo de análisis se hacía en aquellas reuniones del patronato tras las que todo parecía ir sobre ruedas.

Todos se juegan mucho en el juicio. Los políticos, su credibilidad a las puertas de unas elecciones nacionales, autonómicas y locales. Los acusados, aún más, su libertad y sus finanzas. El fuego cruzado se espera demoledor.