El preacuerdo en Urbaser abre la puerta a desconvocar la huelga en la limpieza municipal

El comité desbloqueó ayer el conflicto en el Sasec. / ÁLEX PIÑA
El comité desbloqueó ayer el conflicto en el Sasec. / ÁLEX PIÑA

Los trabajadores deberán aprobar hoy las bases de un convenio con subidas superiores a los cien euros mensuales

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

Dirección y sindicatos de Urbaser alcanzaron ayer un preacuerdo sobre el convenio colectivo que evitará la huelga indefinida convocada a partir del próximo lunes. El preacuerdo recoge en sus cuatro años un incremento mensual superior a los cien euros al final del plazo de cuatro años del convenio. El compromiso está supeditado a su aprobación por la asamblea de trabajadores que se celebrará hoy viernes, a partir de la una de la tarde en las naves de Urbaser en Valliniello. Si la plantilla, integrada por 104 trabajadores fijos y 42 eventuales, lo aprueba se desconvocará la huelga que debería comenzar el Lunes Santo. En caso de rechazarse, se mantendría.

La desconvocatoria del acuerdo se basa en la subida económica, el principal escollo que habían afrontado las partes durante la negociación del convenio. Se plantea una subida a cuatro años. Para el presente ejercicio será el IPC real anual más el 0,5 por ciento; al igual que en 2020.

En 2021 se registrará un aumento de 50 euros brutos mensuales en doce mensualidades, que será efectivo a partir del inicio de la nueva contrata. En 2022, se volverá a aplica este criterio. Ambas subidas serán acumulativas. Es decir, en enero de 2022, cualquier trabajador de Urbaser cobrará al mes cien euros más que en diciembre de 2020.

La subida no se repercutirá sólo en el salario base; además de este concepto se incrementarán el resto de los conceptos que figuran en la nómina y, si fuese necesario, se aplicará un plus de convenio para asegurar ese aumento salarial de cincuenta euros mensuales.

Además, al mes siguiente del inicio de la nueva contrata, todos aquellos trabajadores que tengan más de cinco meses de antigüedad recibirán un premio no consolidable de 250 euros, que se incrementará en otros cincuenta por cada mes que tarde en iniciarse el nuevo contrato desde junio de 2021. También se recogen mejoras en las condiciones de peón de recogida y existe el compromiso de la dirección de mejorar la conciliación laboral y personal.

Negociación difícil

El preacuerdo se cerró después de cuatro horas de negociación en el Servicio Asturiano de Solución Extrajudicial de Conflictos (SASEC). No fue una negociación sencilla y, según indican los participantes, las conversaciones se encontraron más cerca de la ruptura que de llegar a buen puerto en varios momentos. Diferentes recesos y consultas por la parte empresarial permitieron llegar a ese punto de encuentro.

Una de las claves del preacuerdo es que asegura el mantenimiento del poder adquisitivo de la plantilla en el futuro contrato de la limpieza municipal. Como se sabe, la actual concesión vence en 2021 y deberá salir a una nueva licitación. Ya no caben más prórrogas.

Por ley, una vez que se formalice el contrato, en los dos primeros años apenas existirá margen para modificar los precios que se liciten. Además, con esta subida blindan sus salarios ante posibles rebajas en el proceso de concesión.

Desde que se privatizase el servicio de limpieza municipal, sólo ha vivido tres días de huelga. Sucedió en diciembre de 2006, durante la negociación del convenio. En ese momento, se convocaron seis días de paro organizados en dos tandas. La primera iba del 21 al 23 de diciembre y la segunda en el fin de semana de Reyes.

La movilización sólo se desarrolló en las tres jornadas de diciembre. El seguimiento fue masivo y los servicios mínimos no impidieron que se acumulasen 260 toneladas de basura sin recoger. La ciudad recuperar la normalidad después de dos días de actividad. Tras esa movilización, la plantilla desconvocó las tres jornadas de huelga previstas para enero y se encaró la negociación final del convenio colectivo que se estaba negociando en ese momento con una mejora de las condiciones laborales.

Desde entonces, la actividad de los trabajadores de Urbaser no ha registrado conflictos que afectasen a su habitual funcionamiento en la ciudad.

Temas

Avilés