«Procuro plantear cada concierto como algo especial, una experiencia única»

Diego Vasallo, en San Sebastián.
/JUAN HERRERO
Diego Vasallo, en San Sebastián. / JUAN HERRERO

El cantautor saldará el próximo viernes una deuda con Asturias, en el que será su primer concierto en veintidós años en solitario Diego Vasallo. Músico

C. DEL RÍO

Desde que Duncan Dhu se separó en 1997, Diego Vasallo fundó el grupo 'Cabaret Pop' y ha publicado seis discos en solitario, en los que ganan presencia los textos y se acerca a sonoridades del folk, el blues y el rock &roll. El próximo viernes 15 actuará por primera vez en Asturias desde que emprendió esta ruta en solitario. Lo hará en la sala SantaCecilia, a las nueve de la noche. Las entradas, a partir de 13 euros, se pueden comprar en Ticketea.

-¿Cómo va a ser el concierto del próximo día 15?

-Será en formato trío, con un sonido bastante acústico. Tocaremos las canciones de mi último disco, 'Baladas para un autorretrato', y algunos temas de todos mis trabajos en solitario. Será un repaso exhaustivo a mi carrera en solitario

-¿Ninguna concesión a la nostalgia de su época en Duncan Dhu?

-Procuro diferenciar mucho mis conciertos y los de Duncan Dhu. Uno de los motivos por los que empecé en solitario fue para probar cosas que no había hecho, para crear una propuesta diferente. Por eso prefiero ceñirme al repertorio de mis discos, para ofrecer una imagen más uniforme.

-¿Queda algo del Diego Vasallo de entonces o ha transitado por una evolución natural?

-Hay poco de aquello, es más una evolución. Han pasado muchos años y he recorrido otros territorios musicales, con discos distintos.

-Trabaja con Subterfuge, una compañía independiente, un adjetivo con una connotación diferente a la de hace años. ¿Es su música independiente?

-Ha pasado por muchas fases. Ya en 1985 Duncan Dhu publicó un disco con Grabaciones Accidentales, una pequeñísima discográfica independiente. Este adjetivo se ha asociado en España más a un estilo musical que a las compañías pequeñas que están fuera del circuito de las multinacionales. Subterfuge fue pionera y la música que yo hago no encaja por lo que hoy entendemos como música indie, pero no deja de ser independiente porque discurre por caminos que se alejan del 'mainstream'.

-Usted ha dicho alguna vez que le gusta más la segunda línea que la primera, mucho más expuesta.

-Siempre quieres que tu música llegue al máximo posible de gente, pero no estar en la primerísima línea te permite trabajar con mucha libertad. Tienes menos presión y libertad creativa, que yo valoro mucho. Estoy muy a gusto en el momento en el que estoy.

-El directo es de los pocos consumos de música que se mantiene. ¿Sobrevivirá con los nuevos formatos y con los que vendrán?

-Se mantendrá porque es una experiencia que tiene poco que ver con el consumo de música en disco o en cualquier otro formato. El directo es otra cosa. El problema del cambio del consumo de música es la precarización de todo el sector y de la profesión, incluido el directo. Eso sí que es un problema. Se tiende a pensar que la música es una actividad amateur y eso es preocupante.

-¿No desgasta el escenario?

-El trabajo de estudio es muy diferente al del escenario, cada uno con su dificultad. El directo es cansado porque te estás moviendo y viajando constantemente. Aunque yo llevo un ritmo cómodo. No tengo un número de conciertos exagerado y procuro plantearme cada concierto como algo especial, como una experiencia única y especial que hay que vivirla con la mayor intensidad posible. No me gusta que una gira se convierta en algo mecánico, procuro que cada concierto sea una ocasión especial.

-Aparte de esa libertad creativa que comenta, ¿Qué más le aporta trabajar en solitario?

-Desde luego es muy diferente ser miembro de una banda que defender tu propio disco en solitario. La responsabilidad es otra porque los aciertos y errores son tuyos. De todas formas, a mí me gusta mucho involucrar a la banda con la que estoy. En ese aspecto, quiero que cuando salgamos al escenario seamos una banda, aunque las canciones sean mías y el nombre que va en el cartel sea el mío. Quiero que sonemos a grupo y que hagamos un trabajo colectivo en las grabaciones de los discos.