La promoción pública de Ruasa en Villalegre solo tiene cuatro viviendas disponibles

Fachada principal del edificio de treinta viviendas construido por Ruasa en Villalegre. /  PATRICIA BREGÓN
Fachada principal del edificio de treinta viviendas construido por Ruasa en Villalegre. / PATRICIA BREGÓN

Todas están ubicadas en la planta baja del edificio de treinta pisos construido en la calle de Cristóbal Colón

ALBERTO SANTOS AVILÉS.

La promoción pública de viviendas en la calle de Cristóbal Colón número 53, de Villalegre, está a punto de completar su proceso de comercialización. Según fuentes municipales, la empresa pública Rehabilitaciones Urbanas Avilés, Ruasa, ha vendido veintidós de los treinta pisos disponibles. Otros tres están en situación de prerreserva (no se ha firmado aún el contrato, puesto que las personas interesadas están pendientes de conseguir la financiación), y una persona está a la espera de vender su vivienda actual para adquirir otro de los pisos. Las cuatro viviendas que aún están en venta se ubican en la planta baja del edificio de cinco alturas.

El consejo de administración de Ruasa acordó hace un año y medio rebajar en un 20% el precio del mercado de las treinta viviendas y garajes del edificio en Villalegre. A la vista de los resultados en los últimos meses, esa decisión supuso un espaldarazo a la comercialización de esta promoción pública.

Una vivienda de 42 metros cuadrados pasaba, por tanto, a costar 65.133 euros frente a los 81.417 euros que se habían pedido con anterioridad al mes de julio de 2017, y las de 70 metros se han comercializado por 96.784 euros frente a los 120.980 euros anteriores. Así, la cuota mensual de la hipoteca bancaria, que alcanza el ochenta por ciento de su valor total, se reducía de media hasta los doscientos y trescientos euros al mes, en función de la superficie del piso. La rebaja se ha aplicado también a las personas que ya habían reservado viviendas en esta promoción de reciente construcción antes de julio del año pasado.

La reducción del precio trataba así de ajustar la oferta al mercado y «posibilitar el acceso de nuevos compradores potenciales», según explicó entonces el Ayuntamiento de Avilés.

La Constructora San José fue la encargada de construir este edificio de cinco plantas, que se encuentra junto al Colegio Público de Villalegre y frente al parque de La Luz, y en el que se han invertido 1,65 millones de euros. Las viviendas son de dos dormitorios, salvo una de un dormitorio, con cocina amueblada, comedor, baño, aseo y con superficies útiles que oscilan entre los 64 y los 70 metros cuadros, salvo una única vivienda de un dormitorio que tiene 42. El edificio cuenta con un piso en la planta baja reservado para personas con movilidad reducida.

Según Ruasa, son pisos equipados con todas las comodidades, ventanales con sistemas de aislamiento con rotura de puente térmico, suelo laminado en las habitaciones secas y cerámico en las húmedas, cocinas amuebladas con muebles bajos y electrodomésticos (frigorífico, placa, campana y horno). La calefacción es centralizada y cuenta con sistema de gas ciudad y calificación energética B. La fachada combina ladrillo cara vista con mortero y cerámica.

Al ser viviendas de carácter protegido, quienes las compren deben cumplir los requisitos que establece la normativa autonómica al respecto y estar inscritos en el Registro de Demandantes de Vivienda Protegida de Asturias.

La construcción de este edificio de Ruasa está incluida en el 'Área de Regeneración y Renovación Urbana' firmado en 2015 entre el Ministerio de Fomento y la Consejería de Bienestar Social del Gobierno del Principado de Asturias, por el que el ministerio aportó 758.250 euros para esta operación y para la demolición de infraviviendas en El Reblinco.

El plan ha supuesto la demolición de tres edificios con dieciocho viviendas. La mayor parte de ellos eran propiedad municipal. No obstante, el Ayuntamiento tuvo que llegar a acuerdos con algunos propietarios para culminar el proyecto lo que retrasó en parte su ejecución.

 

Fotos

Vídeos