La puesta en marcha del colector industrial culminará el saneamiento en septiembre

La puesta en marcha del colector industrial culminará el saneamiento en septiembre
Manuel Gutiérrez y Fernando Lastra firman el convenio del colector en presencia de Mariví Monteserín y Hugo Morán. / PATRICIA BREGÓN

El secretario de Estado de Medio Ambiente confía en licitar en 2019 la reforma de la depuradora de Maqua

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

Septiembre implicará la entrada en funcionamiento del colector de aguas industriales, la última pieza del plan de saneamiento integral de la ría de Avilés y que la Confederación Hidrográfica del Cantábrico concluyó en diciembre de 2010 después de invertir 17,6 millones de euros.

El retraso y la dilación en la recepción de las obras por parte del Principado de Asturias, que la gestionará a través de Cadasa, llevó a un enfrentamiento entre administración central y autonómica que demoró durante seis años un acto como la firma que ayer se escenificó en el Ayuntamiento de Avilés, el momento en el que la Confederación -con su presidente Manuel Gutiérrez al frente- y la Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente acuerdan la cesión de la infraestructura. «En seis semanas superamos las discrepancias de seis años que han supuesto el vertido a la ría de 108 millones de metros cúbicos de aguas industriales», declaró el consejero de Infraestructuras, Fernando Lastra.

Finalmente, la inversión de unos dos millones de euros por parte de la administración central permitió la modernización del colector para que el Principado pudiese asumirlo sin riesgo de sanciones por parte de la administración central. De esta manera, se culmina el saneamiento integral de la ría de Avilés, un proyecto que en 1992 ponían en marcha el entonces alcalde, Santiago Rodríguez Vega, y el Ministro de Fomento, Josep Borrell, firmando un convenio de colaboración entre las administraciones. Este acuerdo ha permitido la inversión de 174 millones de euros para el saneamiento de la ría, incluyendo la retirada de los lodos siderúrgicos.

La entrada en servicio del colector industrial será gradual. A partir de septiembre, las grandes empresas dispondrán de un mes para conectarse en el punto señalado. A él llegarán sus residuos tratados según se fija en la Autorización Ambiental Integrada de cada compañía. Los puntos de vertido permitirá que el Principado analice con la máxima exactitud el cumplimiento de los criterios de depuración. Este plazo de un mes se aplicará a Asturiana de Zinc, Saint-Gobain Cristalería, Alcoa, el Parque Empresarial Principado de Asturias, Alcoa, Fertiberia, Dupont y Cogersa.

ArcelorMittal, por su parte, dispondrá de tres meses. Eso se debe a que la empresa siderúrgica deberá realizar cuatro conexiones diferentes para otras tantas instalaciones, lo que explica el mayor plazo. Pero el caso es que el próximo año comenzará con las principales instalaciones industriales de la comarca conectadas al emisario y evitando la concentración de residuos en un la ría, con lo que se dará otro paso en su recuperación.

Nuevas inversiones

Las inversiones en el saneamiento de la ciudad no se encuentran cerradas. El propio consejero de Infraestructuras aludió en su intervención a la necesidad de seguir atendiendo a las exigencias de calidad ambiental de la ciudadanía.

Así, el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, avanzó su intención de incluir en el proyecto de presupuestos generales del Estado para el próximo año la partida de 40 millones de euros para la reforma de la Estación Depuradora de Maqua (EDAR), cuando su inversión inicial rondó los 23,4 millones de euros.

Ayer, los técnicos de la Confederación Hidrográfica explicaron el coste por las nuevas exigencias en materia medioambiental que, en la práctica, obligan a construir una nueva estación. De hecho, el gobierno central y los diferentes ejecutivos autonómicos abordan en la actualidad proyectos similares en toda la costa cantábrica.

En el caso de Avilés, se introducirán nuevos tratamientos, se rehará completamente la cúpula, se eliminarán los problemas con los sulfhídricos que tantas molestias han generado a los vecinos de Maqua. También se modificarán las bombas, que pasarán a estar en seco y en superficie, cuando actualmente son subterráneas.

Hugo Morán explicó que, actualmente, se gestiona una ocupación de dominio público marítimo terrestre para poder hacer la obra y el objetivo del gobierno es licitarla a lo largo del próximo año. El secretario de Estado de Medio Ambiente recordó la importancia de cumplir escrupulosamente los procesos administrativos por seguridad jurídica. Morán confía que, de esta manera, se frenen los procesos sancionadores contra España por parte de la Unión Europea.

De igual manera, se encuentra la propuesta de recuperación de una parte de las marismas de Maqua que planteó la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín. Morán se comprometió a estudiar la propuesta de la ciudad y evaluarla, antes de fijar un calendario de actuación.

La alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, destacó antes de la firma de la cesión la importancia del saneamiento para la recuperación de la ciudad, subrayando el compromiso de toda la sociedad y administraciones. «Si hoy podemos hablar de esta realidad es gracias a la implicación de todo Avilés: su ciudadanía, sus representantes sindicales, el empresariado, la Autoridad Portuaria», afirmó además de recordar la centralidad de la regeneración de la ría en la recuperación de Avilés.

Por su parte, el consejero de Infraestructuras recordó los problemas, pero no con ánimo de aliviar reproches, sino para «recordar responsabilidades». Elogió el compromiso de la industria y cargó contra «los indocumentados que, en política, olvidan el argumento por el prejuicio».

El anuncio de la licitación de la Depuradora de Maqua de Hugo Morán fue ayer cuestionado por Carmen Soberón, portavoz de Ciudadanos, apelando al panorama político de España.

Más