De pulmón de Versalles a basurero

Estanque vacío y abandonado, lleno de restos de todo tipo, desde escombros hasta hojas secas y ropa. / LVA
Estanque vacío y abandonado, lleno de restos de todo tipo, desde escombros hasta hojas secas y ropa. / LVA

La asociación de vecinos reclama una intervención integral en el parque, tanto en praderas como caminos, y que se cubra el estanque

YOLANDA DE LUIS AVILÉS.

En la década de los ochenta del pasado siglo Avilés pasó de tener 12,5 hectáreas de parques y zonas verdes a treinta. Fue entonces cuando se construyeron los parques de Versalles, La Carriona, La Luz, Villalegre y El Pozón, a la vez que se realizaron mejoras y ampliaciones en los que ya existían con anterioridad. De esta forma, a comienzos de los noventa, Avilés se había convertido en la ciudad europea con más metros cuadrados de zona verde por habitante.

Los parques y jardines son una de las joyas de Avilés y como tal son entendidos por el Ayuntamiento que invierte cada año no solo en su mantenimiento sino también en su mejora. Sin embargo, los vecinos de Versalles sienten que el suyo está olvidado. Si bien reconocen que en los últimos años se han efectuado mejoras en el espacio dedicado a los juegos infantiles, las praderas, especialmente en la zona alta, presentan un estado que poco tiene que ver con la imagen de otros parques de la ciudad y sus caminos necesitan asfalto porque el paso del tiempo y el crecimiento de las raíces de los árboles complican el paseo por ellos.

La Asociación de Vecinos Marcos del Torniello viene reclamando desde hace años una intervención integral en un parque que es un punto de referencia en el barrio y en el que cada día disfrutan muchos vecinos en sus distintas zonas. «Hay que asfaltar los caminos, podar árboles, colocar tierra vegetal y replantar césped, reparar la mesa de ping-pong, pero sobre todo hay que dar una solución a la zona del estanque, un verdadero basurero y un peligro real», reclama el presidente de la entidad vecinal, Antonio Gil.

En su opinión, el parque se está perdiendo y si no se interviene rápidamente para atajar las deficiencias más que evidentes que muestra terminará por convertirse en un barrizal, sobre todo en la zona alta en donde debajo de los árboles ya es difícil encontrar un poco de hierba, «y los vecinos dejarán de contar con un espacio fundamental en el barrio para disfrutar del tiempo libre».

La asociación de vecinos planteó al Ayuntamiento la posibilidad de cubrir el estanque, inutilizado desde hace más de una década, y crear en la zona una pista deportiva en la que puedan disfrutar los niños y adolescentes. El Consistorio lo ha descartado, pero desde hace tiempo viene diciendo que ya esta en marcha el proyecto para sumar este espacio, ahora inutilizable, a la pradera, «pero pasan los meses y los vecinos no vemos absolutamente nada, ni un movimiento y, además, se pasa mucho tiempo sin limpiar con lo que se acumulan restos de todo tipo que lleva el viento en su fondo, convirtiéndolo en un basurero».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos