Un conductor borracho se queda encallado en una acera y dice que le confundió el GPS del coche

El vehículo quedó empotrado en la acera entre el río y un muro. /JAVIER LÓPEZ
El vehículo quedó empotrado en la acera entre el río y un muro. / JAVIER LÓPEZ

El hombre, gijonés de 40 años, accedió a la zona peatonal por unas escaleras de la calle Ignacio Trabanco, próxima a Versalles, y no pudo dar marcha atrás

ALBERTO SANTOS AVILÉS

Un conductor se quedó ayer de noche empotrado con su vehículo en una acera de la calle de Ignacio Trabanco que conduce a Gutiérrez Herrero desde la zona del parque de Bomberos próxima al acceso a Versalles. Según testigos presenciales, cogió una trayectoria peatonal, bajó las escaleras con el coche, un volkswagen Golf rojo, y cuando llegó al final y vio que no podía subir intentó dar marcha atrás, pero quedó encallado en la pared. Sucedió a las 22 horas de ayer y el conductor, vecino de Gijón cuyo nombre responde a las iniciales L. M. L. G., de 40 años de edad, aseguró a la Policía Local que había llegado hasta allí por indicaciones de su GPS. Fue sometido a la prueba de alcoholemia, en la que casi triplicó la tasa máxima permitida, con un valor de 0,69. Los agentes abrieron diligencias judiciales contra él.

 

Fotos

Vídeos