Química del Nalón invertirá nueve millones de euros en su emplazamiento en el PEPA

Química del Nalón invertirá nueve millones de euros en su emplazamiento en el PEPAGráfico

La empresa aprovechará la planta de tratamiento de aguas de baterías y trasladará a Avilés su centro de I+D+i y una empresa biotecnológica

FERNANDO DEL BUSTOLA GRANDA.

La ampliación del Parque Tecnológico Avilés Isla de la Innovación comienza a tener contenidos antes de su aprobación de la modificación del Plan General de Ordenación Urbana por el pleno de Avilés. Y es que ayer Química del Nalón presentó una inversión de nueve millones de euros que supondrá la creación de veinte nuevos puestos de trabajo en Avilés, la llegada de dos sociedades ya existentes y la creación de una tercera compañía, Deganta Aguas, que partirá de la reutilización de la planta de tratamiento de aguas amoniacales de baterías de cok.

El presidente de Química del Nalón, Rufino Orejas, presentó ayer en La Granda un proyecto que parte de la estrategia de diversificación de la compañía y su inversión en I+D +i y que ha contado con el respaldo de ArcelorMittal, Sepides, el Principado de Asturias y el Ayuntamiento de Avilés para su inicio.

El arranque del proyecto es la planta de tratamiento de aguas amoniacales de baterías de cok, una instalación a la que Química del Nalón ya recurre para la gestión de sus residuos. Las actuales instalaciones sufrirán una profunda remodelación, en la práctica, una modernización. Además de la mejora de las tecnologías para aplicar las más avanzadas se modificará el volumen de tratamiento de agua, que será menor, según explicó ayer Rufino Orejas. Además, la instalación pasará a estar cubierta y no al aire libre, como en la actualidad.

«Hemos contratado al estudio de arquitectos Menéndez y Gamonal para hacer un diseño moderno, acorde con la zona del Parque Empresarial más próxima a la ciudad y donde tenemos el Centro Niemeyer», destacó Orejas, que no escondió «la ilusión» del grupo empresarial ante este nuevo proyecto. La propuesta pasa por aprovechar la cubierta e instalar en ellas placas fotovoltaicas para reducir los consumos eléctricos. «Aplicaremos las mejores técnicas disponibles, será una planta con un aspecto moderno, segura», subrayó el presidente de Química del Nalón.

Además, la reforma implicará construir un proceso de pretratamiento de las aguas residuales que se reciban, además de añadir un postratamiento donde se aplicarán las mejoras tecnológicas que se vayan desarrollando. Los vertidos de la planta llegarán al colector de aguas industriales por la conexión de baterías de cok, con lo que se rentabilizará la inversión en esta infraestructura.

La intervención conservará el actual edificio de mantenimiento, que se encuentra catalogado por su valor como ejemplo de arquitectura industrial. La arquitectura de calidad del espacio se complementará con abundantes zonas verdes y la plantación de árboles en el perímetro para aminorar el impacto visual con los usos urbanos que se desarrollan en las inmediaciones.

El antiguo edificio de mantenimiento será la sede para el equipo de Deganta Aguas. La nueva sociedad prestará servicios a Química del Nalón, pero también buscará terceros clientes. Ayer, Rufino Orejas apuntó el potencial de crecimiento de esta inversión, que contribuye al «ecosistema de investigación y desarrollo» que se está creando en Avilés. De hecho, ayer se destacó el potencial de la planta de tratamiento de aguas para atraer nuevas inversiones que necesiten un recurso de estas características en sus inmediaciones.

Traslado de empresas

Además, podrá servir para albergar nuevos desarrollos empresariales de Química del Nalón, porque Deganta Aguas es sólo una de las partes de la inversión de la empresa en el Parque Tecnológico Avilés Isla de Innovación. Y es que trasladará a este perímetro otras dos sociedades ya existentes: Nalontech y Nanovex Biotechnologies. Nalontech es su división de I+D+i, un área estratégica para la compañía presidida por Rufino Orejas. Su objetivo es contribuir a la diversificación del grupo apoyando la investigación basada en los diferentes negocios carboquímicos que desarrolla la empresa.

Desde la compañía se recordó ayer que, en los últimos cinco años, se ha invertido más de tres millones de euros en diferentes proyectos de investigación. Su labor de I+D le ha llevado a colaborar en quince centros tecnológicos de toda Europa, impulsando al menos diez proyectos para el desarrollo de aplicaciones biomédicas y la economía circular. Este es un detalle importante, toda vez que en el Centro Global de I+D de ArcelorMittal en Asturias cada vez se presta más atención a las posibilidades de la economía circular.

De esta manera, es evidente el potencial de colaboración que se plantea entre los centros investigadores del parque tecnológico avilesino. El propio Orejas apuntó el margen existen para generar un ambiente dinámico y atractivo para las empresas innovadoras en la zona.

El segunda empresa que se trasladará es Nanovex Biotechnologies, una compañía biotecnológica orientada a la aplicación de la nanotecnología en soluciones cosméticas y farmacéuticas.

El traslado de ambas compañías irá en paralelo al proceso de reordenación de los terrenos y donde el Ayuntamiento debe aprobar una reforma del plan general en esa zona. La idea del gobierno en funciones es que vaya al pleno de julio o, en más tardar, en agosto, para iniciar la tramitación.

A partir de ahí, en el escenario más favorable, tanto por la tramitación administrativa como por la obra civil, las dos compañías llegarían a Avilés en 2020. Si los plazos fuesen más lentos, la mudanza no se culminaría hasta 2021.

Química del Nalón también destacaba ayer su compromiso con el puerto de Avilés, donde mueve anualmente más de 300.000 toneladas y en los últimos tres años generó inversiones por valor de 7,5 millones.

Más información

Temas

Avilés