Química del Nalón seguirá usando la planta de depuración de amoniaco de baterías de cok

La imagen de las baterías de cok en producción tienen los días contados. / MARIETA
La imagen de las baterías de cok en producción tienen los días contados. / MARIETA

Sepides firma hoy los acuerdos con ArcelorMittal para recuperar los terrenos y con la industria asturiana para alquilarle las instalaciones

YOLANDA DE LUISAVILÉS.

El futuro de las instalaciones y terrenos de las baterías de cok empieza a despejarse hoy. A mediodía se firma entre Sepides (sociedad estatal propietaria del PEPA) y ArcelorMittal el acuerdo que resuelve el contrato de arrendamiento y establece las bases para su recuperación como nuevo suelo industrial, que se sumará al polígono. En el mismo acto, la sociedad dependiente de la Sepi sellará otro contrato, este de alquiler, con la empresa asturiana Química del Nalón, que seguirá utilizando la parte de las instalaciones de la planta de subproductos de las baterías de cok que sirven para la depuración de aguas.

Química del Nalón ya venía alquilando a ArcelorMittal estas instalaciones avilesinas para el tratamiento de sus aguas amoniacales, porque en su planta para la fabricación de cok de Langreo no cuenta con equipos de depuración. Por tanto, la continuidad de esta depuradora una vez que se cierren las baterías de cok sería fundamental para garantizar también la continuidad de la propia empresa.

Dada la antigüedad de estas instalaciones, hay que recordar que el motivo principal por el que se cierran las baterías de cok es precisamente que ya han sobrepasado claramente su tiempo de vida, Química del Nalón tiene previsto acometer una inversión que permita mantenerlas en funcionamiento con total seguridad medioambiental.

Las instalaciones serán renovadas para que sigan funcionando con total seguridad Química del Nalón mueve por los muelles de Avilés unas 300.000 toneladas cada año

En los últimos años esta industria asturiana ha iniciado diversos procesos de modernización y también planes de investigación e innovación para mejorar su producción, además de reducir la afección al medio ambiente. En este sentido, la ubicación de estas instalaciones en Avilés, más concretamente en el Parque Científico y Tecnológico Isla de la Innovación, servirá a la empresa para continuar creciendo en esa dirección.

Las aguas amoniacales surgen del proceso de producción del cok. El carbón que se utiliza en esa fabricación produce gas como subproducto y este lleva consigo otros elementos como el alquitrán y el amoniaco, que se obtienen por medio de condensación y lavado. El tratamiento de esos subproductos en las coquerías no solo contribuye a la rentabilidad de la empresa, sino que también reduce su impacto ambiental. De ahí la importancia de contar con este tipo de plantas como la que se va a mantener en funcionamiento en el complejo de baterías de cok de Avilés.

Larga relación

La relación comercial de ArcelorMittal y Química del Nalón no solo estaba centrada hasta ahora en la depuración de las aguas amoniacales del proceso de coquerización. La empresa asturiana compra también desde hace años a la multinacional el alquitrán que sale de su producción, puesto que una de las líneas de negocio de Química del Nalón se basa precisamente en este producto con el que fabrica brea. A través del puerto avilesino, Química del Nalón importa alquitrán y exporta brea, en total mueve entre 250.000 y 300.000 toneladas al año.

A medida que ArcelorMittal ha ido bajando su producción en Asturias, Química del Nalón ha tenido que aumentar la importación del alquitrán por los muelles del puerto de Avilés en donde cuenta con varios tanques, así como sistemas de carga y descarga para barcos que le permite la importación de alquitranes y las exportaciones de brea líquida y otros aceites técnicos; así como naves para el almacenamiento de sólidos a granel que facilitan las exportaciones de brea sólida. Los buques 'Covadonga' y 'Narcea' que realizan esta función tienen su otra base logística de la industria avilesina en Polonia.

Compromisos

Sepides es la sociedad de Sepi que gestiona sus activos industriales. En el caso de Avilés el Parque Empresarial Principado de Asturias, ubicado sobre los terrenos de la antigua Ensidesa. El presidente de Sepides, Antonio Miguel Cervera; así como el de ArcelorMittal en España, José Manuel Arias, serán los encargados de rubricar el acuerdo por el que desaparecerán las últimas instalaciones de la vieja siderurgia que seguían en activo en el municipio de Avilés, las baterías de cok. En cuanto al acuerdo con Química del Nalón, será su presidente, Rufino Orejas, el que lo selle. En el acto estarán también presentes los consejeros en funciones de Industria, Isaac Pola; y de Infraestructuras, Benigno Fernández Fano, además de la alcaldesa en funciones de Avilés, Mariví Monteserín.

El acuerdo que llevará al cierre de baterías de cok al iniciarse la actividad de la construida en Gijón despeja el camino para que Sepides inicie el proceso para la recuperación de los suelos para nuevos usos industriales y empresariales, comenzando por la descontaminación de los terrenos afectados por casi setenta años de actividad industrial durante muchos años sin control medioambiental. En este proceso también participará ArcelorMittal y las administraciones local y regional que forman parte de la sociedad Avilés Isla de la Innovación.

Más

Temas

Avilés