Química del Nalón trasladará su centro de I+D y una empresa biotecnológica al PEPA y creará una nueva compañía

Rufino Orejas, Oswaldo Suárez, Isaac Pola, Mariví Monteserín, Antonio Cervera, José Manuel Arias y Benigno Fernández Fano, en la residencia de La Granda. /Marieta
Rufino Orejas, Oswaldo Suárez, Isaac Pola, Mariví Monteserín, Antonio Cervera, José Manuel Arias y Benigno Fernández Fano, en la residencia de La Granda. / Marieta

ArcelorMittal cesará en diciembre la producción de cok en Avilés y Sepides asumirá los costes de descontaminación

Fernando Del Busto
FERNANDO DEL BUSTOAvilés

Química del Nalón invertirá nueve millones de euros en Avilés, donde trasladará su centro de I+D, Nalontech, junto con la empresa Nanovex Biotechnologies, una compañía biotecnológica orientada a la aplicación de la nanotecnología en productos farmaceúticos y cosméticos. Además, al empresa asturiará creará una nueva sociedad que se llamará Deganta Aguas y se basará en la planta de tratamiento de aguas amoniacales de baterías de cok, que la empresa química ya utiliza en la actualidad. La operación creará veinte puestos de trabajo según se supo esta mañana.

La inversión modernizará la actual planta de tratamiento de aguas amoniacales, con la construcción de una cubierta singular para aminorar el impacto con la zona urbana y la urbanización del períemetro, según explicó esta mañana Rufino Orejas, presidente de Química del Nalón.

El anuncio de la inversión se ha hecho después de la firma del acuerdo de reversión de baterias de cok a SEPIDES, la inmobiliaria pública y gestiona el Parque Empresarial Principado de Asturias, por parte de ArcelorMittal. La empresa siderúrgica se compromete a cesar la producción de cok el próximo 31 de diciembre, si bien en las próximas semanas la actividad se adaptará a la menor actividad del mercado. A partir del 31 de diciembre, ArcelorMittal trabajará para entregar las instalaciones totalmente paradas y sin ningún tipo de riesgo. Las baterías quedarán completamente inertes de manera que se pueda iniciar un desmantelamiento seguro, explicó José Manuel Arias, presidente de ArcelorMittal España.

A partir de ese momento, la inmobiliaria estatal iniciará la tarea de desmantelamiento y descontaminación del suelo. Antonio Cervera, presidente de SEPI, avanzó que en las próximas semanas se firmará la licitación de un plan director que fijará el alcance de los trabajos y los posibles elementos del patrimonio que se deban conservar. No obstante, la solución final dependerá de las previsiones municipales sobre los 375.000 metros cuadrados de suelo que se liberen. En función de las previsiones urbanísticas se fijará un nivel de descontaminación u otro, por lo que actualmente resulta una «osadía», fijar un presupuesto de descontaminación, apuntó Cervera.

La alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, destacó la importancia para la ciudad de este acuerdo y elogió el esfuerzo de las partes para alcanzar un compromiso «que no era sencillo de alcanzar».

«Seguir cuarenta años más»

El presidente de ArcelorMittal, José Manuel Arias, reconoció las dificultades que actualmente atraviesa la compañía por razones coyunturales y expresó su confianza en que «se logrará mantener la actividad durante al menos otros cuarenta años más».

Por su parte, el responsable de ArcelorMittal Asturias, Oswaldo Suárez, aseguró que el expediente de regulación temporal de empleo que se negocia con los sindicatos buscará «cuidar la parte social».