Quince años de 'ruido' en Avilés

Elliot Murphy vuelve este fin de semana a Las Músicas. /
Elliot Murphy vuelve este fin de semana a Las Músicas.

G. M. P

Los festivales han experimentado un gran auge en los últimos años y la agenda musical de la primavera y el verano ya es casi inabarcable. Una cita ineludible en Avilés es el festival La Mar de Ruido que este fin de semana celebra su decimoquinto aniversario. El parque del muelle será el escenario de tres días de música que simplificarán el rock, el blues, el pop y la música de raíz. El plato fuerte será el legendario rockero estadounidense Elliot Murphy que lleva medio siglo subido a los escenarios. Bruce Springsteen, Bob Dylan o Lou Reed ya declararon su admiración por Murphy, que llegará el sábado a Avilés acompañado por su banda. Leo Jiménez y Fe de Ratas serán los protagonistas del viernes y Seguridad Social y Arizona Baby clausurarán el festival el domingo.

Un gran cartel para celebrar el aniversario de esta cita musical que trajo a la ciudad, en sus ediciones anteriores, a artistas nacionales e internacionales de gran calado. La Mar de Ruido albergó uno de los últimos conciertos de Babylon Chat en 2005, para al año siguiente dar cabida a Jackson Browne, Luz Casal y Chris Barron, actuando juntos sobre el escenario avilesíno. Al inicio de la década, Los Salvajes - la mítica banda de los 60 y 70- regresaron a los escenarios en exclusiva para el festival y Marky Ramone -batería de Los Ramones- visitó Asturias por primera vez para el deleite de la vieja guardia rockera asturiana.

En su octava edición, Asfalto, que es una referencia rockera nacional volvió a Asturias tras más de tres décadas sin pisarla, aunque sin duda, uno de los mayores éxitos del festival fue en el 2015, cuando Obús reunió a miles de personas frente al escenario del festival. No se quedó atrás el único concierto en España del verano del 2017 de los ingleses The Blow Monkeys que tocaron sus mejores éxitos de los años 80. En la pasada edición, el extravagante rockero Ramoncín acompañó en la intensa programación del festival a John Coghlan que tocó y cantó todas las canciones de la banda Status Quo, de la que fue su batería hasta 1981.