Ramón González, el piragüista que rescató a las niñas del pantano de Trasona: «Estoy disgustado, estaba al tanto todos los días por si mejoraban»

Ramón González./Omar Antuña
Ramón González. / Omar Antuña

Lamenta el fatal desenlace tras más de una semana en vilo por su estado de salud

S. GONZÁLEZ

Ramón González, piragüista y entrenador del Club Náutico Ensidesa, fue el primero en avisar a las menores dentro del pantano de Trasona. Ayer recibía la noticia del fallecimiento de la segunda niña con tristeza. «Estoy disgustado, había estado al tanto de su estado todos los días por si mejoraban», comentaba la tarde de ayer.

Él y su mujer entrenaban con sus piraguas por la zona cuando avistaron a las pequeñas aunque en un primer momento creyeron que se trataba de peces. «En un primer momento se me cayó el alma a los pies cuando me acerqué y vi que eran dos niñas flotando. Después solo actúas para ayudarlas», explicó el piragüista.

Tardó un minuto en llegar con su piragua al lugar donde flotaban las pequeñas. «Ese día estábamos entrenando por la orilla pero normalmente no lo hacemos», señaló González, que rápidamente se lanzó al agua para sacar los cuerpos que «ya no braceaban». Precisó de ayuda y ahí es donde entraron en juego otros cinco deportistas (José Reyes, Jesús Cobos, Juan JoséCastillo, Francisco Javier Álvarez y Otero), que le ayudaron a sacarlas del agua y posteriormente en las tareas de reanimación.

Llevarlas a tierra firme no fue sencillo pues la pendiente de la rampa lo dificultó.«Era muy resbaladiza y al sacar a las pequeñas estábamos en posición contraria», relataba Juan José Castillo. Una vez sobre el hormigón se fueron arremolinando los familiares, rotos del dolor y gritando sin consuelo tras conocer el suceso. JoséReyes fue quien puso la mente fría y ayudó al resto en las tareas de reanimación.

«Me ayudó haber hecho un curso de reciclaje de reanimación cardiopulmonar en el instituto.Es muy importante de que todo el mundo se conciencie de la necesidad de formarse en primeros auxilios», destacaba el profesor del IES Virgen de La Luz. Por parejas reanimaron a las niñas, mientras uno hacía el masaje cardiaco, otro el boca a boca. «Fue todo muy rápido», recuerda Ramón González, que igual que Juan JoséCastillo apuntaba que «actuamos todos sin pensarlo, solo queríamos salvarlas».

Fueron unos minutos intensos hasta que llegaron los sanitarios del SAMU a quienes abrieron paso para que pudieran hacer correctamente su trabajo. Según narran los testigos, el trabajo médico fue rápido y tras lograr recuperarles el pulso se las llevaron directas a la UCI pediátrica del HUCA. Los agentes de la Policía Local de Corvera, presentes en el lugar, se encargaron de atender a los familiares junto a la Guardia Civil, que estaban en estado de shock y mucho nerviosismo ante lo ocurrido. Además, fueron quienes abrieron paso a las dos UVI Móvil para que llegaran cuando antes al enlace con la autovía ya que «un minuto podía ser decisivo», comentaban los presentes.

Ramón González y el resto de deportistas, habituales del pantano de Trasona, nunca olvidarán este rescate con triste final. El primero para varios de ellos, «nunca me había visto en una de estas.Es la primera vez que me toca rescatar a alguien», decía Ramón González.