«Somos muy reacios a implicarnos»

Ramón Arbesuk asumió la presidencia del Centro Asturiano por casualidad. «Vine con mi hija y había una reunión de la directiva, que me ofreció la presidencia», recuerda. Era el año 2006 y, desde entonces, no ha parado de trabajar para revitalizar la entidad con actividades en la sede de la calle de La Fruta. Algunas como el Club de Fumadores sorprendieron. Actualmente se ha enfrascado en la reforma de la sala de baile, que ocupará toda una planta. Su mayor inquietud es la necesidad de incorporar nuevos socios, «aunque hoy en día es muy difícil, la gente es reacia. La cuota mensual son 16 euros, pero la gente prefiere pagar más por las actividades que asociarse. Somos muy reacios a implicarnos».

 

Fotos

Vídeos