Reconocimiento a los treinta años de presencia femenina

Un brindis por el Rey abrió el vermú en el cuartel. /  PATRICIA BREGÓN
Un brindis por el Rey abrió el vermú en el cuartel. / PATRICIA BREGÓN

Los galardones de este año destacaron la llegada de la mujer al instituto armado, donde se encuentra plenamente integrada

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

La celebración patronal de la Virgen del Pilar es el momento en el que la Guardia Civil reconoce a sus integrantes más destacados, además de la colaboración desde la sociedad civil o la huella que han dejado agentes ya jubilados. En los reconocimientos de ayer, cobró especial importancia una efeméride: el trigésimo aniversario de la incorporación de la mujer al instituto armado. En la actualidad, de los 83 agentes destinados a las dependencias de Avilés, 24 son mujeres, lo que representa el 28,91%. De ellas, tres son suboficiales y las veintiún restantes son guardia civiles, adscritas en todos los equipos y «demostrando su valía», destacó el capitán de la compañía de Avilés, Mariano Revuelta.

Como reconocimiento a ese trabajo colectivo, Marta Rodríguez Díaz, adscrita al equipo Fiscal del Puerto de Avilés, recibió una figura ecuestre de un Guardia Civil.

Además, se concedió la Cruz de la Orden de Mérito de la Guardia Civil con distintivo blanco a los guardias Joaquín Fernández López, Regerto Niño Fernández y Oscar Estrada García.

Eva María Herías Villabrille, Gustavo Bermejo Fernández y José Luis Evaristo García fueron homenajeados con la Cruz de Plata a la Constancia en el Servicio de la Orden de Mérito de la Guardia Civil.

Junto con los agentes, se reconoció con figuras ecuestres de la Guardia Civil a diferentes personas, entre ellas Marcelino Álvarez que, en su casa de comidas en La Manjoya atendió a tantos guardias civiles cuando acudían a por explosivos a la desaparecida fábrica de munición, según recordó el capitán que, en anteriores destinos, vivió en primera persona la hospitalidad que ayer se reconocía.

Otro de los premiados fue Jorge Luis Sierra García, de la Asociación Cinegética Sierra de Pulide, encargada de la gestión del coto de caza de la comarca y que mantiene una estrecha relación con el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), según destacó Mariano Revuelta. «No dudan en avisar cuando se percatan de cualquier comportamiento ilícito», aseguró el capitán de la compañía.

También se homenajeó a Ángel Fernández Fernández, de Deportes Pardo. El capitán Revuelta destacó su colaboración con la Intervención de Armas desde la popular armería de la ciudad, donde también ha puesto sus conocimientos al servicio de los cazadores y pescadores de la comarca. «Es un ejemplo para los emprendedores de la ciudad», aseveró. La alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, también tuvo palabras de reconocimiento para Ángel Fernández, subrayando que su trabajo muestra «lo mejor del compromiso del comercio con la sociedad avilesina».

Los reconocimientos incluyeron al guardia civil retirado Antonio García Martínez que, a sus 87 años, recogía la estatua ecuestre con emoción. El capitán Revuelta recordó su trabajo en los «años duros, con apenas medios» que le llevó a estar en diferentes destinos y servicios. En Avilés trabajó en la Brigada de Información hasta que en 1987 pasó a la reserva activa. «Es un ejemplo, ha contribuido a forjar el espíritu de la Guardia Civil», aseguró el capitán. Además de la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, los integrantes del instituto armado estuvieron ayer acompañador por el alcalde de Illas, Alberto Tirador; el presidente de la Autoridad Portuaria, Santiago Rodríguez Vega; el comisario del Cuerpo Nacional de Policía, José María Esteban Corral; y el intendente de la Policía Local, Rafael Ángel Rodríguez, junto con representantes de asociaciones.

 

Fotos

Vídeos