«Estaba en el rellano totalmente quemado y en estado de shock»

Uno de los camiones de Bomberos, en el exterior del inmueble. / SEPA
Uno de los camiones de Bomberos, en el exterior del inmueble. / SEPA

Trasladan al hospital de La Paz de Madrid a un herido en el incendio de un piso en Avilés. El fuego se habría originado en la cama de la víctima

ALEJANDRO L. JAMBRINAAVILÉS.

Un hombre de 36 años resultó gravemente herido por quemaduras en el incendio registrado a primera hora de ayer en el tercer piso de una vivienda de la avenida de La Constitución, en Asturias. Fue atendido por los servicios de emergencia del 112, que posteriormente lo trasladó al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), donde ingresó con pronóstico reservado. A mediodía se decidió su traslado a la unidad de quemados del madrileño hospital de La Paz.

El fuego sorprendió al hombre durmiendo y, al despertarse, salió de su vivienda pidiendo ayuda a gritos. Varios vecinos del inmueble acudieron en su auxilio, sobresaltados por el escándalo en plena madrugada, y se encontraron al joven envuelto en llamas en mitad del rellano. «Lo vimos en el descansillo totalmente quemado y no sabíamos muy bien qué hacer, preferimos no tocarle para no provocarle heridas mayores. Solo pudimos quitarle la chaqueta que estaba ardiendo y apagarla con un extintor», relataba uno de ellos, Ignacio García.

Abrumados por la escena, varios vecinos intentaron sofocar el fuego en el inmueble, pero el dueño habría cerrado la puerta al salir, haciendo imposible el acceso a la misma. De hecho, los bomberos accedieron a la casa por las ventanas traseras. «Estaba consciente pero muy aturdido y en estado de shock, nos pedía perdón constantemente pero no sabemos el motivo. Intentamos tranquilizarle pero bajó a la calle por su cuenta, donde le interceptaron los servicios médicos», señala García.

Más información

Por el momento se desconoce con certeza la causa del incendio pero todo apunta a que el foco se encontraba en la habitación de la víctima, concretamente en el colchón de su cama que los bomberos tuvieron que tirar al patio trasero por la ventana, donde permaneció durante todo el día totalmente calcinado. «Es posible que se quedase dormido fumando», puntualizaban otros de los vecinos que presenciaron los hechos.

El humo y los gritos alertaron a muchos de los habitantes del inmueble, Ignacio García fue casa por casa, desalojando las cuarenta viviendas del en un tiempo récord. «Fue una situación complicada porque nunca habíamos vivido algo así y somos muchas familias, algunas con niños pequeños y recién nacidos», confesaba.

Los bomberos del SEPA, que dieron el fuego por extinguido a las 7.21 horas, instalaron una línea de agua por el interior del inmueble y tuvieron que trabajar con los equipos de respiración autónoma. También retiraron parte de un falso techo y revisaron el lugar con la cámara de imágenes térmicas. Al parecer, las tuberías del piso superior se vieron afectadas por las llamas, provocando algunas inundaciones que obligaron a los dueños de la vivienda a cortar el suministro. Más allá de algunos desperfectos en el rellano y la propagación del humo por el edificio, ninguna otra vivienda sufrió daños ni hubo que lamentar más víctimas. «Tuvimos mucha suerte porque se podía haber quemado todo el edificio, esperamos que el afectado se recupere pronto», deseaban sus vecinos, aún sobrecogidos.

Temas

Avilés