Los bomberos rescatan a una joven que se había caído por una alcantarilla en Avilés

Los bomberos rescatan a una joven que se había caído por una alcantarilla destapada
Zona de la avenida de Lugo donde se produjo la caída. / MARIETA

La menor, de 16 años, regresaba a su casa en la avenida de Lugo y se precipitó más de dos metros en una zona donde robaron siete tapas

ALBERTO SANTOS AVILÉS.

Una joven de dieciséis años de edad se precipitó al interior de una alcantarilla de luz que estaba destapada en la avenida de Lugo cuando regresaba a su casa en la madrugada de ayer domingo. A pesar de que cayó a una profundidad de más de dos metros, la menor no sufrió lesiones de gravedad, aunque tuvieron que intervenir en su rescate efectivos de bomberos, Policía Nacional y Policía Local de Avilés.

El aviso de emergencia se recibió diez minutos antes de las seis de la madrugada de ayer domingo. Una joven se había precipitado al interior de una alcantarilla en la avenida de Lugo, a la altura de las naves de la empresa Contratas Mota. Efectivos de la Policía Nacional y de la Policía Local se personaron rápidamente en la zona, pero la profundidad (entre dos metros y medio y tres) dificultaba el rescate. Fue necesaria la presencia de efectivos del parque de bomberos de Avilés, que en apenas quince minutos utilizaron una escalera de gancho para acceder a la accidentada.

Los servicios sanitarios aguardaban en la superficie para atender a la joven y trasladarla al Hospital San Agustín. En principio se quejaba de dolores en los pies y en los tobillos, por lo que fue sometida a pruebas radiológicas, acompañada ya de sus padres.

La alcantarilla era de la empresa eléctrica Edp y no tenía tapa. Una primera inspección policial detectó marcas en el suelo de haber sido arrastrada. Al seguirlas, los agentes se llevaron la sorpresa de que en la misma calle faltaban un total de siete tapas de alcantarilla y entre una y otra había la misma marca en el pavimento tras haberlas arrastrado hacia algún punto para luego cargarlas en un vehículo. Poco después aparecieron todas apiladas en las inmediaciones de la iglesia de La Maruca.

La colaboración de la empresa Aguas de Avilés permitió la recolocación de todas las tapas de alcantarilla para evitar nuevas caídas.

Por otro lado, Policía Local de Avilés detuvo a la 1.25 horas de la madrugada de ayer domingo a un avilesino que conducía de forma anómala y bajo los efectos del alcohol por la travesía de La Vidriera. El hombre, de 59 años de edad, iba al volante de un vehículo BMW y llegó a saltarse un semáforo en rojo en presencia de los agentes. Tras ser interceptado, se le practicó una prueba de alcoholemia que corroboró que conducía en estado de embriaguez. El infractor fue detenido y posteriormente puesto en libertad con cargos por un delito contra la Seguridad Vial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos