«El rito del beso debe seguir vivo»

Los dos novios de El Puchero 2019 en uno de sus viajes. / LVA
Los dos novios de El Puchero 2019 en uno de sus viajes. / LVA

Leticia Coello y Juan José Martínez cumplirán mañana con la tradición en la ermita de La Luz | Ella es de Versalles y él de Villalegre y, aunque no tenían pensado ser los protagonistas de El Puchero, dieron el paso para preservar la fiesta

EVA FANJULAVILÉS.

«No teníamos previsto meternos en este embolado, pero cuando leímos que nadie se presentaba y la fiesta corría peligro, decidimos dar el paso, no podemos dejar que esto se pierda», explican Leticia Menéndez y Juan José Martínez Ascario. Esta pareja protagonizará mañana martes el popular 'rito de el beso' de las fiestas de El Puchero de Villalegre, que este año se vieron en serias dificultades para encontrar novios que garantizasen la singular celebración.

A pesar de «casi llegar de rebote», ambos muestran una gran ilusión por participar de esta tradición. Juan José es de Villalegre «de toda la vida» y Leticia de Versalles, así que «vamos a disfrutar de un día estupendo en compañía de familiares, amigos y la gente conocida del barrio. Para nosotros es un orgullo y estamos encantados», comentan.

La pareja lleva veintiún años juntos y por ahora no tienen fecha para casarse. Eso vendrá más adelante cuando en un futuro no muy lejano, Leticia, que trabaja en Cantabria, pueda regresar a Avilés.

Por el momento, viven a caballo entre la localidad cántabra de Laredo, donde ella trabaja como técnico de laboratorio en el hospital, y Avilés, donde Juan trabaja como electricista de mantenimiento en ArcelorMittal. «Somos el reflejo de cómo, dadas las circunstancias laborales, mucha gente se casa cerca de los cuarenta años. Es más, muchos de nuestros amigos están fuera y en la misma situación. Quizá por eso, cada vez cuesta más encontrar una pareja para 'el rito del beso'», asegura Leticia.

Mañana será sin duda «un momento muy especial» para estos dos avilesinos, que a pesar de las circunstancias se muestran optimistas y encantados de dar continuidad a la tradición de El Puchero de Villalegre.

De lo que ya no están tan seguros es de poder batir el récord histórico alcanzado el año pasado por sus antecesores Sonia Castrillón y Daniel González, que se dieron nada menos que 155 besos, uno por cada trozo desprendido del puchero roto.

«Se hará lo que se pueda, pero ya advertimos que lo de batir el récord lo vemos complicado», aseguran entre risas. «No sé cómo pueden salir tantos trocitos de un puchero tan pequeño», añade la novia.

Lo que sí tiene claro esta pareja es que, mañana martes después de la misa en la ermita de La Luz, su principal objetivo será «pasarlo bien, animados por nuestra gente y hacerlo divertido para que todos disfruten».

La misa en la ermita comenzará a las doce del mediodía. Estará cantada por el Coro del Casino de Villalegre y contará con la música de la Banda de Gaitas de Corvera. Por otro lado, la Asociación de Vecinos El Marapico, organizadora de las fiestas, venderá los tradicionales pucheros con leche presa para que todo el mundo pueda tener el suyo de recuerdo.