Roban varias bobinas de cable cobre del taller eléctrico de ArcelorMittal

Puerta de acceso a Arcelor Mittal utilizada por los ladrones para entrar a las instalaciones. / OMAR ANTUÑA
Puerta de acceso a Arcelor Mittal utilizada por los ladrones para entrar a las instalaciones. / OMAR ANTUÑA

Los cacos se adentraron en las instalaciones la madrugada del viernes al sábado por la puerta de acceso de La Marzaniella

SHEYLA GONZÁLEZAVILÉS.

Los talleres de Arcelor Mittal han vuelto a estar en el punto de mira de los ladrones. La madrugada del viernes al sábado accedían a las instalaciones y se llevaban varias de las bobinas de cable de cobre que había en el interior del taller eléctrico.

Los cacos accedieron al recinto por la puerta de acceso de La Marzaniella, que está cerrada y sin uso desde hace años. Lo hicieron, según las primeras hipótesis, a bordo de una furgoneta después de haber roto el candado que la cierra. Se deshicieron de este en las inmediaciones del campo de fútbol, anexo a la entrada de la factoría.

A bordo de la furgoneta habrían llegado hasta el taller, cargando las bobinas para su mejor traslado, dado que el volumen y peso de las mismas, hubiera hecho casi imposible sacarlas a pie. Tras lograr el botín, huyeron del lugar por el mismo acceso, aunque les delataron las rodadas del vehículo, manchadas de aceite.

La policía científica ya ha visitado el lugar para tomar huellas y recabar las posibles pistas que den con el paradero de los ladrones y del material sustraído. La multinacional dio la alerta nada más constatar los hechos y ahora se encuentra realizando el pertinente informe de daños. «Tenemos claro el material robado pero hay que evaluar todos los daños realizados en las instalaciones y que pudieran haber realizado durante el robo», explicaron ayer desde la empresa.

Aunque sustrajeron bobinas de cableado, los ladrones intentaron hacer lo mismo con algunos de los vehículos aparcados en el taller pero no lo lograron al no conseguir que estos arrancaran. Por ello desistieron y se fueron en su furgoneta con el cobre.

Una vez se tengan evaluados todos los daños se presentará la pertinente denuncia ante la autoridad policial competente. Por lo pronto, para evitar que vuelvan a entrar vehículos al recinto se ha colocado un nuevo cierre en la portería de La Marzaniella y se han instalado grandes piedras de hormigón delante de uno de los accesos para evitar así que puedan entrar vehículos.

Antecedentes

Las instalaciones de ArcelorMittal han venido sufriendo desde siempre un goteo de robos, ya que los materiales que en ellas se guardan son un botín llamativo para los ladrones. La Policía Nacional detenía a cinco personas el pasado mes de abril por el robo de cable de cobre, igual que en esta ocasión. Los autores fueron sorprendidos, nunca mejor dicho, «con las manos en la masa, pudiendo intervenir no solo el material sustraído, sino también las herramientas que empleaban para retirar la camisa de cada uno de los rollos», según informó entonces la Policía Nacional.

Las investigaciones posteriores practicadas pudieron determinar que el cable procedía de las instalaciones de Arcelor Mittal, donde los detenidos llegaron a desconectar los automáticos en el sistema de fluido eléctrico para poder proceder a la retirada del cableado. Por otro lado, en enero de este mismo año se fallaba la sentencia que condenaba a uno y dos años de prisión a los acusados de sustraer los tejados de plomo de laminación oeste de Arcelor Mittal a finales de agosto de 2017 y haberlos vendido posteriormente. En ese mismo año, en el mes de mayo, se robaron cuatro máquinas de corte de plasma, que la Guardia Civil logró recuperar.