El rock manda en la ciudad

Actuación de Ana Popovic ayer en la carpa de la pista de La Exposición. / OMAR ANTUÑA
Actuación de Ana Popovic ayer en la carpa de la pista de La Exposición. / OMAR ANTUÑA

La primera edición del festival arranca con fuerza en los distintos escenarios y atrae la afluencia de visitantes

L. V. AVILÉS.

El festival Rock in Town se sometió ayer a la prueba de fuego en su primera edición en Avilés. Era el día grande de un intenso fin de semana de conciertos, algunos de primer nivel, aunque el ambiente ya fue caldeado desde el viernes, en especial en la carpa de la pista de La Exposición.

Tras el arranque oficial de Levi Parham en la Factoría Cultural, a partir de las once de la noche del viernes el epicentro del festival se trasladó a La Exposición, con entrada libre y gratuita. Allí se subieron al escenario Igor Paskual para abrir boca del concierto del mítico grupo Burning, que atrajo a numeroso público. La fiesta continuó más tarde en Santa Cecilia, con Pájaro, el Plaza's, donde actuó Mad Rovers, y el Calendoscopio, con Green Desert Water.

De 13 a 16
En la Antigua Pescadería, actuación de Trashtornados, Nat Simons y Kim Lenz. Gratuito.
13
En la Antigua Pescadería, concentración de motos Harley Davidson.
13
30. Antigua Pescadería. Desfile de moda Pin-up. Gratuito.
19
Bar Route 66. Baja California, gratuito.

El programa de ayer sábado se inició con una sesión vermú gratuita en la Antigua Pescadería desde la una del mediodía hasta las cuatro de la tarde. Actuaban The Soul Jackets, The Nap y Sex Museum, con especial protagonismo de esta última formación. Esta sesión atrajo a numeroso público que se hizo notar no solo en la plaza de Santiago López, sino también en las calles y bares adyacentes del casco histórico avilesino.

Aunque los asistentes disfrutaron de la sesión, hubo críticas por la ubicación del escenario dentro de la Antigua Pescadería, en vez de fuera al aire libre. Esta limitación condicionó en especial el sonido, que retumbaba en las paredes del interior del edificio hasta llegar a molestar al oído.

El plato fuerte del sábado se trasladó por la tarde a la carpa de la pista de La Exposición. Era el momento del gran concierto del festival, con entradas a 35 euros de forma anticipada, y 42 euros en taquilla el mismo día. Abrió el fuego Winchester a las siete y la música ya no paró con Deltonos, Ana Popovic, Nikki Hill, Ilegales y Tarque.

El festival concluye hoy domingo, también a partir de la una de la tarde, con una concentración de motos de la mítica marca Harley Davidson. A las 13.30 horas dará comienzo un desfile de ropa de estilo Pin-Up, y la música se traslada a las siete de la tarde al bar Route 66, con el concierto gratuito de la formación Baja California.

Será el momento de hacer balance de un intenso fin de semana de Rock in Town en el que, al menos ayer, se notó su capacidad de atracción de visitantes a tenor del aspecto de las calles del centro en las que no se suele registrar tanta afluencia de personas al mediodía.