«La Mar de Ruido estuvo a punto de desaparcer porque no había dinero»

Béznar Arias, con su guitarra./OMAR ANTUÑA
Béznar Arias, con su guitarra. / OMAR ANTUÑA

La música vuelve al parque del Muelle este fin de semana ofreciendo tres noches de clásicos del rock internacional y grupos avilesinos Béznar Arias. Promotor del festival musical La Mar de Ruido

MARINA MARTÍNAVILÉS.

Béznar Arias lleva toda su vida dedicándose a la música de diferentes formas, y en Avilés lleva años como promotor musical, trayendo conciertos de grandes grupos. Desde hace quince años organiza La Mar de Ruido, un festival que pone en valor bandas que hace algunas décadas fueron números 1.

-La Mar de Ruido cumple su edición número quince este año. ¿Usted estuvo implicado desde que comenzó?

-Yo lo parí, como quién dice, sí.

-¿Y de dónde surgió la idea de crear el festival?

-La Mar de Ruido nació en 2005, y entonces yo ya venía haciendo conciertos en la Casa de Cultura, precisamente uno de Elliot Murphy. Me acuerdo que aquel año yo le planteé a la concejala de entonces hacer un pequeño festival, sin muchas pretensiones pero que resumiera un poco la escena musical que había en Asturias.

-Y le dio luz verde.

-Sí, aquel primer año tocaron once bandas, todas ellas de Avilés y de Asturias. Empezamos con muy pocos medios y una infraestructura prácticamente de andar por casa, pero una ilusión tremenda. Vimos que era algo que podía llegar a cuajar si en años posteriores seguía habiendo interés por parte del Ayuntamiento. Al final era una propuesta gratuita porque entraba dentro de las siestas de San Agustín.

-Así fue, porque al año siguiente se repitió.

-Porque en la primera edición hubo una respuesta del público bastante interesante. Y eso que tuvimos el 'hándicap' de que en ese momento Facebook no existía y era más difícil llegar a las personas. El caso es que al año siguiente la concejala me comunicó que le parecía buena idea repetir, esta vez con algo más de presupuesto, y que qué se me ocurría.

-¿Y qué se le ocurrió?

-Pues tuve la inmensa suerte de poder traer a Luz Casal, Jackson Browne y Chris Barron para que tocasen juntos el tercer día de festival. Quisimos que fuese un poco sorpresa para el público y lo llamamos 'Chris Barron y amigos'. Claro, con la prueba de sonido mucha gente ya oyó cantar a Luz y a Chris y se llevó esa sorpresa. Yo pienso que ese fue el momento de consolidación, la prueba de que allí se podían hacer cosas.

-¿Nunca se había hecho algo en El Muelle?

-En esa época nadie circulaba por el parque del Muelle porque estaba lleno de 'yonquis' y gente que si te despistabas te quitaba la cartera. Estaba absolutamente abandonado ese parque. Consideramos que La Mar de Ruido fuimos 'despertadores' de esa zona. Recuerdo llegar allí y dar dinero a los 'yonquis' que había para que se fueran de allí. Yo les daba algo de pasta o unas cajas de cerveza y ellos no se metían con la infraestructura del festival ni me robaban nada. Todo eso fue calando y, quitando alguna actuación de la banda de música, el quiosco del Muelle es el escenario de La Mar de Ruido.

-A partir de ahí el festival despegó.

-Bueno, tuvimos una etapa entre 2012 y 2015 en la que nos tocó la crisis y, de hecho, estuvimos a punto de desaparecer porque no había dinero.

-Pero se consiguieron mantener.

-Sí, sí, nos mantuvimos pero porque hubo muchos artistas que vinieron por un precio mucho menor del que cobran habitualmente. El bagaje de estar muchos años en la industria y conocer mucha gente: al final siempre hay alguien que está dispuesto a echar una mano para que algo no desaparezca, y eso ocurrió con muchos artistas.

-Y tras todos los altibajos, el festival cumple quince años.

-Pero no me parecen tantos, no son tantos. Es verdad que hay pocos festivales que duren tanto. Sobre todo los grandes festivales que hay en España, porque detrás de ellos están los grupos de inversión que hoy les interesa invertir aquí porque da mucho dinero pero el año que viene ya prefieren invertir en un futbolista.

-¿Qué tiene La Mar de Ruido que no tenga ningún otro festival?

-El espacio y el escenario. Vamos a procurar que lo podamos mantener sin que nadie nos copie y sin que nadie interfiera. Y también que mira mucho por la música local. El otro día lo estaba mirando y creo que han pasado unos 43 grupos de Avilés por el escenario del festival en estos quince años.

-Después de tantas ediciones seguro que tiene alguna anécdota que contar.

-En 2009 vino Paul Di'Anno, exvocalista de Iron Maiden. El tío estaba en Brasil, vino desde ahí, y todos teníamos miedo por las fronteras en el aeropuerto, porque tenía una orden de busca y captura en Reino Unido por evadir impuestos. Le aconsejamos que entrara por Portugal y que desde allí se cogiera una furgoneta y que viniera a Avilés, y efectivamente hizo eso.

-Todo salió bien entonces.

-Bueno, a los dos años le detuvieron en Alemania y estuvo dieciséis meses en la cárcel.

-¿De cara al futuro, La Mar de Ruido se quiere mantener o crecer?

-Mira, quien te diga que al acabar un festival ya está pensando en el del año que viene es un mentiroso. Yo en la edición de 2020 comenzaré a pensar en enero. ¡A saber dónde estamos en el futuro!