Sale de prisión el hombre que disparó a un vecino de Avilés

Uno de los agentes de la Policía Nacional en el lugar que se produjo el disparo. / JOSÉ PRIETO
Uno de los agentes de la Policía Nacional en el lugar que se produjo el disparo. / JOSÉ PRIETO

El juzgado había decretado el ingreso provisional en prisión y la defensa lo había recurrido ante la Audiencia Provincial

YOLANDA DE LUIS. AVILÉS.

Francisco Cuenca, el presunto autor del disparo que en la noche del pasado 16 de mayo alcanzó a Manuel G. N. en el pecho y cuello en El Pozón ha salido de prisión. Tras los hechos, el hombre pasó a disposición del Juzgado de Instrucción número 2, donde su titular, Francisco Badás, decretó su ingreso en prisión provisional sin fianza y comunicada. La orden obedecía a la petición formulada por la fiscalía al calificar los hechos de homicidio en grado de tentativa. El juez había apreciado en su decisión la posibilidad de reiteración delictiva, ante la «peligrosidad y agresividad del acusado derivada de sus problemas de conducta».

La defensa ya anunció en su momento el recurso ante la Audiencia Provincial de esta decisión del juzgado sobre el ingreso en prisión el pasado 18 de mayo, sostenía que Francisco Cuenca debería de enfrentarse a un delito de lesiones y no de intento de homicidio. Cuenca, un hombre muy conocido en El Pozón y que hasta el día del suceso regentaba una peluquería en la zona, salió de la cárcel de Villabona el pasado viernes.

Los hechos tuvieron lugar en la noche del 16 de mayo. El agresor y el agredido eran conocidos. Según relataron en su momento a este periódico varios testigos, el peluquero habría estado bebiendo en un bar de la acera de enfrente en la que se produjo la agresión, pero en un momento dado cruzó la calle e increpó a Manuel G. N. para que saliera del establecimiento hostelero en el que estaba. Fuera se produjo el disparo con una pistola de fogueo modificada.

Inicialmente el herido no se dio cuenta de que había recibido varios impactos de perdigón, de hecho volvió a entrar en el bar y cuando se sentó dijo que sentía dolor en el pecho y fue cuando se dio cuenta que tenía sangre en el polo que llevaba puesto.

Cuenca era detenido pocos minutos después a escasos metros del lugar de los hechos y sin ofrecer resistencia, mientras que Manuel G. M. era trasladado inicialmente al Hospital San Agustín y posteriormente al Hospital Universitario Central de Asturias donde permaneció ingresado día y medio.

La defensa de la víctima, ejercida por Ignacio Hernando, mantiene que el peluquero habría intentado rematarlo, ya que «tenía otros siete proyectiles». Si no lo consiguió fue «porque se le encasquilló la pistola y mi cliente logró arrebatársela antes de que efectuase un segundo disparo. Pero su intención era matarlo», señala.

Los hechos alteraron la paz habitual en la calle Santa Apolonia de El Pozón, en los días siguientes no se hablaba de otra cosa que no fuera lo sucedido, además tanto el agresor como la víctima son muy conocidos en la zona. Por eso, ver a Francisco Cuenca el pasado viernes en el barrio tampoco ha pasado desapercibido para los vecinos que se han encontrado con él en la calle.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos