La Sareb continúa tramitando el plan de una nueva zona residencial en Villalegre

Los terrenos sobre los que se prevé levantar cuatro edificios entre Villalegre y El Pozón. /  MARIETA
Los terrenos sobre los que se prevé levantar cuatro edificios entre Villalegre y El Pozón. / MARIETA

Se proyectan cuatro edificios, tres de ellos privados con bajo, tres alturas y ático; y el cuarto, público, con bajo dos alturas y ático

YOLANDA DE LUISAVILÉS.

La construcción de una nueva zona residencial entre la calle José Maribona y La Rocica, entre Villalegre y El Pozón, continúa ahora tramitándose por la Sociedad de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) que ha pasado a ser la propietaria mayoritaria de los 8.000 metros cuadrados que conforman los terrenos de este ámbito de actuación urbanística recogida en el PGOU aprobado hace trece años. Concretamente dispone de más del 70% del terreno. La Sareb anunció el pasado mes de junio su intención de promover la construcción de 17.095 viviendas en toda España hasta el año 2027, un millar de ellas en Asturias.

Después de la aprobación del plan especial para esta zona de Villalegre, ahora se somete a información pública el informe medioambiental, que concluye que la intervención no tendrá afecciones significativas sobre el medio ambiente e incluye las medidas que se adoptarán para que esto no ocurra durante la construcción de los cuatro edificios proyectados, tres de ellos privados y uno público, con alturas de bajo más tres plantas y ático, y bajo más dos plantas y ático, respectivamente. De esta forma continúan los trámites administrativos previos a que se pueda presentar el proyecto de construcción y a que las palas puedan verse trabajando en este ámbito ahora prácticamente abandonado.

Actualmente la mayor parte de estas parcelas están sin edificar, predominando en ellas la maleza y los matorrales. No obstante, en la zona en la que se pretende construir hay también dos viviendas unifamiliares. La propuesta que ha planteado el denominado 'banco malo' para intervenir en este área difiere en parte de la primera que presentaron en su día los promotores privados al Ayuntamiento y a la que los servicios técnicos municipales pusieron varios peros, ahora corregidos.

El planteamiento que se hace por la Sareb pretende dar una continuidad al barrio de Villalegre, a los trazados existentes actualmente y además crea nuevas zonas verdes e incorpora nuevos terrenos para equipamientos públicos. En cuanto a la zona verde, tendrá 1.836 metros cuadrados y se ubicaría entre las nuevas viviendas y las vías del tren a su paso por la zona, de forma que también mitigaría el impacto del ferrocarril sobre las casas, algo a lo que también contribuirá el nuevo vial que se construirá. Paralela a esta zona verde se reserva otra parcela de 1.620 metros cuadrados para equipamientos.

Actualmente a esta zona solo se puede acceder por la calle José Maribona, un vial estrecho que se pretende ensanchar con el objetivo de mejorar la seguridad. El proyecto contempla dar continuidad a esa carretera con un vial paralelo a las vías del tren que iría a enlazar con una nueva carretera que permitiría la conexión con la calle Santa Apolonia en la zona del Ráfaga. El proyecto iniciar rechazado contemplaba una nueva rotonda para enlazar con Santa Apolonia. La actuación incluye también en paralelo a esta carretera aceras y aparcamientos en batería y cordón (41 que finalmente pueden llegar a ser 43 cuando se desarrolle el proyecto final).

El plan de urbanización tendría un presupuesto final de 1,6 millones de euros, siendo la construcción de los viales lo que se llevaría la mayor parte de esa inversión. El desarrollo se haría en una única fase, si bien la construcción de viviendas se planificaría en función de las necesidades del mercado. Las obras de urbanización tendrían un plazo de ejecución de dieciocho meses, según se recoge en el documento aprobado por el Ayuntamiento.

Más proyectos

En los últimos tiempos la construcción parece que comienza a moverse nuevamente en la villa. Además de iniciarse la información pública del plan ambiental de esta nueva zona residencial en Villalegre, también ha comenzado recientemente ese trámite el proyecto para construir varias viviendas unifamiliares en la urbanización de La Plata-San Cristóbal por Construcciones Cortés.

Como ya informó este periódico, al igual que este de Villalegre, el estudio confirma que la ubicación de las parcelas no afecta a ningún espacio protegido, tanto ambientalmente como por elementos patrimoniales o culturales. La pequeña promoción de cinco viviendas se levantará en la esquina de las calles María Lejárraga y Aida de la Fuente. La unidad sobre la que se prevé actuar permite una edificabilidad de seiscientos metros cuadrados, que se repartirán entre las cinco viviendas de dos alturas proyectadas, que dispondrán cada una de unos 150 metros cuadrados.