Segunda estación de la Semana Santa

La imagen de Cristo Cautivo camino del juicio, de la Cofradía de Jesús de la Esperanza, parte a las 20.45 de San Antonio de Padua

Y. DE LUIS AVILÉS.

La Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Esperanza procesionará hoy lunes de nuevo en la segunda estación de la Semana Santa avilesina. Lo hará con la imagen de Jesús de Medinaceli, una talla que representa en momento bíblico en el que Cristo maniatado y con corona de espinas va camino del juicio ante Poncio Pilatos en el Huerto de los Olivos, desolado después de haber sido abandonado por sus discípulos en Gestemaní. La talla es una imagen sobria y de tamaño reducido, obra de la imaginería castellana de Madrid en los años sesenta que representa el inicio de la pasión, muerte y resurrección de Cristo.

La procesión comenzará a las nueve menos cuarto de la noche. Saldrá de la parroquia de San Antonio de Padua, sede de la cofradía en la plaza de Carlos Lobo. Bajará por La Ferrería recorrerá la calle La Muralla y subirá por la calle de La Cámara hasta la plaza de España para después procesionar por La Fruta, la calle de San Bernardo y volver por La Ferrería a la iglesia más antigua de Avilés. Una vez en el interior del templo se reza el credo y se leen textos bíblicos relacionados con este momento de la Semana Santa.

La cofradía lucirá su atuendo habitual, túnica blanca, capirote y cíngulo verde, y faroles de mano con una vela eléctrica en la que figura el anagrama de la cofradía.

La procesión de Jesús Cautivo se sumó al calendario de la Semana Santa avilesina en 2005. Salió por primera vez el 21 de marzo de ese año. La figura formaba parte desde hace años de la entonces iglesia de los Padres Franciscanos y es la única existente en los templos de la comarca que representa a Jesús Cautivo. Con esta procesión se completaba entonces la Semana Santa de la ciudad con la representación de todos los momentos vividos en la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, ya que un año antes había nacido la procesión de Sábado Santo en la que se representa la resurrección con la participación de las cofradías de Nuestro Padres Jesús de la Esperanza, San Pedro y La Soledad.