Seis meses de cárcel y cuatro años sin carné por un atropello cuando iba ebrio

El autor de un atropello en octubre de 2016. / MARIETA
El autor de un atropello en octubre de 2016. / MARIETA

El conductor, que también pagará una multa, reconoció que en 2016 se subió a la acera con su coche y arrolló a una mujer

C. R.

El acusado de atropellar a una mujer en 2016 mientras esperaba en la acera en la calle de Fernando Morán reconoció ayer los hechos y aceptó tres meses de cárcel, una multa de 2.160 euros y la privación del derecho a conducir vehículos a motor durante cuatro años y un día. El conductor logró así que la Fiscalía rebajara la pena inicialmente solicitada de dos años y tres meses de cárcel y de cinco años y medio sin carnet de conducir.

La sentencia recogerá el pago de una multa de 2.160 euros, a razón de seis euros al día durante un año, y la privación del derecho a conducir vehículos a motor durante tres años por un delito contra la seguridad vial por conducir bajo los efectos del alcohol y provocar lesiones a una peatona. Por negarse a realizar el control de alcoholemia le impone seis meses de cárcel y un año y un día de retirada de carnet. En concepto de responsabilidad civil tendrá que abonar 1.501,63 euros al Ayuntamiento por derribar un semáforo. Asimismo, se le imponen las costas.

El Ministerio Fiscal sostenía que, el 17 de octubre de 2016 poco después de las diez de la noche, el acusado conducía bajo los efectos del alcohol y al entrar en la calle Fernando Morán, y debido a la alta velocidad y a sus mermadas condiciones psicofísicas por la bebida ingerida, perdió el control del vehículo, se subió a la acera y atropelló a su víctima, una conocida hostelera de El Quirinal, que se encontraba esperando a que el semáforo se pusiera en verde. Como consecuencia, la mujer sufrió diversas fracturas en el tórax y miembros superiores e inferiores, que necesitaron de intervención quirúrgica para su curación. Asimismo, derribó el semáforo, causando desperfectos por valor de mil quinientos euros.

El acusado presentaba síntomas como aliento alcohólico, rostro rubicundo, ojos llorosos, equilibrio balanceante y habla dificultosa. Según explicaron fuentes policiales en su momento a este periódico, el conductor no se paró y continuó su marcha, pero logró ser alcanzado poco después.