Sepides recibe varias ofertas para la compra del suelo industrial todavía libre en el PEPA

En esta zona de la falda de Valliniello es en donde se ubican la mayor parte de las parcelas en venta en el PEPA. / MARIETA
En esta zona de la falda de Valliniello es en donde se ubican la mayor parte de las parcelas en venta en el PEPA. / MARIETA

La empresa pública había abierto un nuevo proceso de venta con una rebaja en el precio de los terrenos

YOLANDA DE LUIS AVILÉS.

La nueva comercialización de suelo industrial en el Parque Empresarial Principado de Asturias, que lanzó la sociedad pública propietaria del polígono, Sepides, el pasado mes de marzo, se cerró hace unos días y ahora la entidad inicia la valoración de las ofertas registradas. Fuentes de la sociedad dependiente de SEPI han confirmado a este periódico que en esta convocatoria se han presentado varias propuestas para hacerse con terrenos en el polígono, aunque la cifra concreta no se dará hasta que los técnicos analicen el contenido y comprueben si cumplen los requisitos exigidos en las bases que regulan esta subasta.

Desde hace diez años Sepides viene comercializando el suelo que todavía no ha vendido en el polígono a través de esta fórmula. Algunas de esas subastas públicas quedaron desiertas. La última se desarrolló entre 2017 y 2018 y en ella se vendieron cuatro de las quince parcelas que en aquel momento todavía permanecían vacías. En tres de ellas, situadas en la falda de Valliniello, se levanta ya una nave que será ocupada por la investigación de ArcelorMittal.

Es en esta zona en donde quedan parcelas libres, a excepción de la de 14.140 metros cuadrados para gran industria que se sitúa sobre la zona que ocupa Galvanizados Avilés cruzando la carretera que lleva a Retumés. Sepides rebajó en esta convocatoria el precio del suelo con respecto a la anterior en todos los solares excepto precisamente en este y el segundo más grande en venta, el que mide 6.430 metros cuadrados.

La sociedad propietaria del PEPA ponía a la venta en marzo otras seis parcelas de uso industrial en Parque Lobos con dimensiones que iban desde los 1.003 a los 1.623 metros cuadrados. Su valor de salida en la subasta era de 110 euros el metro cuadrado, 31 menos que en la convocatoria lanzada hace dos años y resuelta el verano pasado.

Las otras tres parcelas que se pusieron a la venta hace dos meses son de uso terciario y su precio de salida ronda los 176 euros, 36 euros menos que en la convocatoria anterior. En este caso sus dimensiones son mayores, ya que van desde los 3.951 a los 2.734 metros cuadrados. También se ubican en el antiguo Parque Lobos en las zonas más cercanas a la carretera que va al faro de San Juan. En estos solares se podrían instalar empresas que dan servicios al público, a las administraciones o a otras empresas (comercios y oficinas).

Valoración

Según se recogía en la convocatoria de la subasta, en pocos días estarán valoradas las propuestas recibidas, puesto que se prevé abrir un nuevo proceso el 15 de mayo para que quienes estén interesados presenten sus ofertas por los terrenos que todavía no tengan propietario.

En la decisión sobre la venta o no del suelo no solo se tendrá en cuenta el precio ofertado por el empresario interesado en el terreno, sino también el contenido del proyecto que desarrollará sobre el mismo. De hecho, junto a la oferta económica los interesados han tenido que presentar una memoria justificativa de la actividad que pretenden desarrollar. Además, también han tenido que detallar un cronograma de implantación de la actividad con plazos de inicio y finalización de las instalaciones.

De esta forma en la valoración de las ofertas presentadas, se va a tener en cuenta, por ejemplo, la incidencia directa de la actividad proyectada sobre la creación de empleo. Concretamente, se valorarán el número de nuevos puestos de trabajo a crear de forma indefinida con el compromiso de mantenimiento como mínimo durante dos años, el número de contratos de formación u otras medidas de fomento del empleo.

También se puntúa en la selección de las ofertas para hacerse con una parcela del polígono industrial la inversión que se proyecta realizar, los plazos de puesta en marcha de la actividad y el respeto al medio ambiente. En este sentido, se valora la aplicación de energías renovables o el reciclaje de residuos.

Hasta ahora Sepides venía estableciendo un periodo largo de tiempo en el que se podían presentar ofertas por parte de las empresas interesadas y que después resolvía. Eso hizo, por ejemplo, que la subasta que publicó en el año 2017 se resolviese finalmente en el verano del año pasado. Pero ahora ha optado por un calendario en el que se establecen cuatro plazos en el año para resolver las adjudicaciones de forma más ágil.

El primer plazo para presentar ofertas finalizó el 30 de abril, el segundo plazo será entre el 15 de mayo y el 1 de julio, el tercero será entre el 15 de julio y el 16 de septiembre, mientras que el último será entre el 1 de octubre y el 13 de diciembre.