Los sindicatos acogen con cautela la posible apertura de una nueva línea en ArcelorMittal

Un tren de bobinas de ArcelorMittal con las baterías de cok al fondo. / MARIETA
Un tren de bobinas de ArcelorMittal con las baterías de cok al fondo. / MARIETA

UGT y CCOO afirman que «sería una buena noticia» al tiempo que puntualizan que la decisión aún no se ha tomado

J. F. GALÁNAVILÉS.

Los sindicatos han acogido con satisfacción contenida la posibilidad de que ArcelorMittal ponga en marcha un nuevo proceso productivo en la planta de Avilés que en la práctica podría reactivar la línea de pintura, cerrada desde 2012. «Llevamos muchos años reclamando su reapertura. Es una reivindicación histórica que de llevarse a efecto paliaría la pérdida de empleo que va a ocasionar en Avilés el cierre de las baterías de cok, pero la decisión aún no está tomada», manifestó Raúl Cueto, secretario general de UGT en Arcelor Mittal Avilés. En similares términos se expresó José Manuel Castro Ordóñez, su homólogo en CC OO. «Si finalmente se ejecuta sería una muy buena noticia, pero de momento no hay ningún anuncio oficial», dijo al respecto.

Hasta el momento la multinacional del acero solo ha dado lo que podría considerarse un significativo primer paso, solicitar a la consejería de Infraestructuras, Medio Ambiente y Cambio Climático la preceptiva evaluación de impacto ambiental y la necesaria modificación de la autorización ambiental para instalar la nueva línea de negocio. Se basaría en el electrocincado, proceso consistente en revestir de zinc el acero mediante electrolisis para protegerlo contra la corrosión, y estaría anexa a la línea de pintura, que podría recuperar la viabilidad necesaria para su reapertura.

En todo caso Castro Ordóñez subraya que «sería un proceso muy complejo. Habría que actualizar las ya obsoletas instalaciones, tanto la parte productiva como los sistemas informáticos que lleva asociados, para adaptarla a nuevos productos. Eso requiere una inversión, y todavía no sabemos nada. El proyecto aún está en fase de estudio y hay que esperar a que la empresa haga públicas sus intenciones. Ahora bien, todo lo que sea abrir nuevas instalaciones sería bienvenido y más aún en un momento como el actual, cuando las únicas noticias que nos llegan desde Arcelor se refieren a reducciones de producción y a amenazas de cierre», añadió el secretario general de CC OO en la multinacional.

Arcelor ha dejado claro que la solicitud cursada ante el Principado no implica necesariamente que vaya a poner en marcha una nueva línea de producción pero al mismo tiempo deja entrever que tal posibilidad está al menos sobre la mesa.

Lo que se observa es un cambio de estrategia. Si hasta ahora la norma era anunciar primero sus proyectos e iniciar después la generalmente larga y tediosa tramitación en esta ocasión Arcelor ha hecho justamente lo contrario, es decir, emprender los trámites administrativos para allanar el terreno de cara a la posibilidad de desarrollar un proyecto que a día de hoy está pendiente de definir, sin plazos ni presupuesto. De esta manera, una vez obtenidos los permisos correspondientes la empresa tendría las manos libres para llevarlo a cabo en el momento que considere oportuno.

Los dos representantes sindicales estiman que reabrir la línea de pintura requeriría unos sesenta puestos de trabajo, cifra significativamente inferior a los aproximadamente cuatrocientos que a día de hoy generan las baterías de cok de Avilés, ya con fecha de caducidad. Su definitivo apagado está programado para octubre.

Unos 240 serán trasladados a las nuevas baterías que Arcelor que construye en Gijón, con entrada en servicio prevista para finales de año, y el resto serían recolocados o quedarían prejubilados. «Lo que está claro es cuantos más se acojan a esta segunda vía más fácil será la recolocación y más gente entraría de la bolsa de eventuales», señala el secretario general de UGT en Arcelor. Castro Ordóñez, por su parte, puntualiza que los trabajadores que en 2012 desempeñaban su labor en la línea de pintado «han sido absorbidos por otros talleres. Si finalmente se abre una nueva línea de producción la empresa tendría que anunciar si el personal destinado a ella sería derivado de otros procesos o de nueva incorporación».

Sería la segunda línea de electrocincado de Arcelor España. La única en activo está en Sagunto (Valencia), integrada en una fábrica de laminados y galvanizados orientada al sector del automóvil. La línea de pintado de Avilés centraba su actividad en el mercado de la construcción, uno de los más castigados por la crisis. Su declive comenzó en 2008 y recibió la puntilla en 2011, cuando Arcelor decidió abrir una nueva línea de pintura en la planta de Lesaka (Navarra).

Más