Los sindicatos municipales piden que las plazas que se creen sean de promoción interna

Los sindicatos pasaron la noche en el salón de plenos. / LVA
Los sindicatos pasaron la noche en el salón de plenos. / LVA

Los representantes de Avanza, CC OO y el Sipla vuelven a encerrarse en el Ayuntamiento hasta la concentración convocada este mediodía en El Parche

R. ARIAS AVILÉS.

Los sindicatos municipales ya han registrado su propuesta sobre la estabilización del empleo en el Ayuntamiento y las fundaciones municipales, un documento de cuatro páginas que han consensuado Avanza, CC OO y el Sipla, sin Usipa y sin UGT. El texto se fundamenta principalmente en dos cuestiones: la planificación de los recursos humanos y la oferta de empleo público hasta el año 2015, y la revisión de la relación de puestos de trabajo. Siguen insistiendo en que las convocatorias sean por concurso-oposición, y piden que las plazas de nueva creación se cubran en procesos de promoción interna.

El documento se presentó ayer en el registro municipal, e incluye también algunas fechas y marcas temporales, como la exigencia de que la revisión de los puestos de trabajo, algo que llevan años demandando, se inicie en el mes de septiembre y esté finalizada en el plazo de un año. La intención es explicar estas peticiones detenidamente a los trabajadores durante la concentración a la que están llamados en El Parche este mediodía, acompañada de un paro de una hora, desde las 11.45 a las 12.45.

No es la única medida de presión, ya que desde ayer a mediodía los representantes de Avanza, CC OO y el Sipla permanecen encerrados en el salón municipal de plenos, una medida que pretenden mantener solo hasta la concentración, una fórmula que ya habían seguido el pasado mes de abril, cuando también mantuvieron un encierro de veinticuatro horas previo a la concentración.

El gobierno, por su parte, convocó una reunión el pasado lunes en la que se ofreció a convocar hasta 133 plazas en los próximos años, de las que 29 serían de promoción interna, una cifra que los sindicatos aspiran a incrementar, así como a poner fechas y plazos para las diferentes convocatorias de plazos que se vayan a ir produciendo.

En lo que parece complicado que haya acuerdo es en la forma de la convocatoria, donde el choque es frontal y, mientras el gobierno defiende que la mayor parte de esas plazas deben convocares por oposición, los sindicatos esgrimen que hay fórmulas para que se puedan valorar los méritos y dar así más posibilidades a las personas que, en algunos casos, llevan dos décadas trabajando para el Ayuntamiento como interinos.