Los sindicatos rechazan la reorganización del reparto de Correos en Avilés

Los sindicatos rechazan la reorganización del reparto de Correos en Avilés
Concentración de trabajadores de reparto de Correos, ayer. / LVA

La empresa defiende que las reformas aplicadas «no suponen ningún despido ni afectan a la estabilidad laboral»

ALBERTO SANTOS AVILÉS.

Trabajadores de la unidad de reparto de Correos en Avilés protagonizaron ayer viernes una concentración de protesta ante lo que sus representantes sindicales han definido como la supresión «de cuatro secciones de la unidad de reparto de Avilés». Según denunció UGT, «Correos continúa recortando puestos de trabajo y esta vez le ha tocado al turno de cartería de Avilés. Los alrededor de 80.000 habitantes de esta ciudad verán, a partir del próximo 23 de octubre, mermado el servicio de reparto diario de correo, al implantarse una reforma que conlleva la supresión de cuatro secciones de reparto».

Según UGT y Comisiones Obreras, esta reforma supone «un aumento de las cargas de trabajo para los carteros que conlleva la falta de garantías para cumplir el servicio postal universal, que debe garantizar que el reparto de la correspondencia se realice todos los días laborables, incluso en las zonas alejadas y escasamente pobladas». De acuerdo a estos dos sindicatos, los cambios «repercuten negativamente en la ciudadanía, que verá mermada la prestación del servicio postal».

Correos rechaza, en cambio, esas conclusiones que extraen los sindicatos de la reorganización de la unidad de reparto de Avilés y defiende que el objetivo es «adaptarse a las necesidades de servicio de la zona y mejorar el servicio que se presta a ciudadanos y empresas». Los cambios consisten, según la empresa, en actualizar las diferentes rutas y tareas de reparto, «para que los carteros tengan una carga equilibrada de trabajo y esto permita realizar las entregas de correspondencia y paquetería con la máxima eficiencia y calidad, adaptando el empleo a las necesidades de cada momento».

Correos defiende que las reformas aplicadas en Avilés «no suponen ningún despido ni afectan a la estabilidad laboral de los trabajadores de la unidad objeto de estudio» y asegura que el volumen de cartas en esta unidad «se ha reducido en esta unidad un 35% en los últimos años, con lo que es necesario adaptar las necesidades de empleo a la carga de trabajo».

Además, justifica la modificación de las zonas de reparto en la ciudad en los resultados de un «minucioso estudio» realizado sobre el terreno en la primavera de 2017, que permitió conocer las necesidades reales de reparto en las calles y actualizar las estadísticas de reparto de cartas y paquetería.

 

Fotos

Vídeos