«El ADN sirve para aclarar casos en los que inocentes han sido condenados»

José Antonio Lorente, ayer en Avilés. / MARIETA
José Antonio Lorente, ayer en Avilés. / MARIETA

El doctor Lorente ofreció ayer en Avilés la primera charla del ciclo aula de Salud que organiza el Área Sanitaria III

EVA FANJUL AVILÉS.

'Un detective llamado ADN: Crimen, Ciencia e Historia' es el título de la conferencia que ayer impartió en Avilés el reconocido genetista almeriense José Antonio Lorente. La ponencia ha sido la primera del ciclo Aula de Salud que organiza el Área sanitaria III del Servicio de Salud del Principado. Catedrático de Medicina Legal y Forense de la Universidad de Granada, Lorente ha desarrollado numerosos y destacados proyectos de investigación genética aplicada a diversos campos. Entre otras cosas, en la actualidad el programa Genyo, de Genómica e Investigación oncológica, ha sido el impulsor del programa Fénix de Identificación genética de personas y se encuentra al frente de la investigación sobre el origen de Cristóbal Colón.

- Su conferencia se enmarca en el Aula de Salud, ¿que le parece esta propuesta de divulgación?

- Me parece fantástica e indispensable por dos razones. La primera, porque todos aquellos que recibimos fondos públicos tenemos la obligación de devolver a la sociedad parte del conocimiento que vamos generando y dar a conocer nuestro trabajo a la sociedad.

«En España tenemos un problema enorme y es que no se cree en la investigación» «Estamos muy cerca de ultimar los estudios sobre el origen de Cristóbal Colón» «Soy un auténtico enamorado de Asturias y vengo al menos cada dos años»

- ¿Y en segundo lugar?

- Y en segundo lugar, porque si somos capaces de transmitir y hacer entender a los ciudadanos que el dinero que se invierte en investigación científica o tecnológica es útil y reporta grandes beneficios, la población exigirá a los gobernantes que se invierta más en investigación, algo que ahora mismo no ocurre.

- ¿Somos un país que vive de espaldas a la ciencia?

- En España tenemos un problema enorme y es que no se cree en investigación. El apoyo institucional a la investigación científica en España es mínimo y si lo comparamos con otros países aún más. La Unión Europea te obliga a que se invierta como mínimo un 1% por ciento del producto interior bruto, pero no hay un compromiso de las autoridades que vaya mucho más allá.

- Somos exportadores de grandes de talentos científicos.

- Sin duda, y las cifras de nuestra fuga de cerebros deberían hacernos parar y reflexionar sobre lo que estamos haciendo mal. Formamos grandes investigadores que, aunque quieren, no pueden trabajar en y por su país. Debemos entender que nuestro futuro pasa por avanzar y apostar por la innovación y la investigación, no podemos seguir apostando y fundamentando nuestra economía en el sector servicios.

- Ahora mismo, usted está inmerso en al menos tres importantes proyectos de investigación que aplican la genética a ámbitos muy diferentes. Uno de ellos, la búsqueda del origen de Cristóbal Colón. ¿En qué punto se encuentra?

- Cuando empezamos a estudiar los restos de Colón en 2003 la tecnología de la que disponíamos entonces nos obligaba utilizar mucho hueso, e, inevitablemente para realizar los análisis, nosotros tenemos que destruir el material. Por lo tanto, ante el riesgo de no poder desarrollar el trabajo decidimos aplazar la investigación hasta que la tecnología avanzase lo suficiente, y eso hicimos. En 2017 retomamos el trabajo y pensamos que en breve podríamos avanzar pero problemas de coordinación con los laboratorios, por un lado y con los historiadores por otro, ha retrasado el trabajo, aunque pensamos que pronto avanzaremos.

- ¿Cree que entonces habrá resultados en 2018 ?

- Pues esperamos que sí. Lo que vamos a hacer este año es analizar los huesos de Cristóbal Colón y su hijo y ver toda la información genética que se pueda obtener de los mismos. Si ésta es suficiente quizá podrá darnos algunos datos sobre el origen de Colón que ayude a determinar si finalmente era italiano, portugués, mallorquín o alcarreño, que son las cuatro principales teorías que se manejan ahora mismo. Nuestra misión es aportar toda la información que sea posible para que luego los historiadores la interpreten.

- ¿Qué otros personajes se están estudiando ahora?

- Pues estamos participando en el estudio de verificación de los restos de Leonardo Da Vinci. Se trata de una amplia investigación internacional compuesta por equipos multidisciplinares y esperamos avanzar también algún resultado para 2019, año en el que se celebra el quinto centenario de la muerte del genio italiano. A Da Vinci, en principio, no se le conoció descendencia, pero si tenía hermanos y familiares. Las muestras de estos y de sus descendientes que llegan a la actualidad, son las que se están siguiendo para realizar los análisis.

El ADN

- Otro campo importante en el que usted trabaja y de la que habla en su ponencia es la aplicación forense del ADN.

- Sin duda, es uno de los más conocidos sobre todo por las series de televisión. Pero yo quiero destacar otro tipo de aplicaciones en programas de exoneración de culpabilidad, como los que se existen en Estados Unidos, y que ayudan a aclarar casos en los que personas inocentes que han sido condenadas a por delitos que no cometieron. También hay un programa muy importante, y España fue el primer país que lo puso en marcha, y es el programa Fénix, de identificación de personas desaparecidas, cuenta con una base de datos de ADN. Lo impulsamos nosotros desde la Universidad de Granada en colaboración con la Guardia Civil y hace años que depende íntegramente del Ministerio del Interior.

- También ha propulsado usted el programa DNA-ProKidds de identificación genética de menores desaparecidos y contra el Tráfico de seres humanos.

- Sí, es un proyecto muy importante que tenemos en marcha en todo el mundo y que intenta identificar a los niños desaparecidos y devolver a sus familias, para evitar que acaben siendo víctimas de mafias que trafican con ellos en algunos países para fines sexuales o de cualquier otro tipo.

- Con todo este volumen de trabajo y proyectos, ¿le queda tiempo para recuperar?

- Pues la verdad, es que poco. Me gustaría venir a Asturias a pasar unos días de invierno en algún sitio retirado. La verdad es que soy un enamorado de Asturias y procuro venir siempre que puedo, al menos cada dos años, sobre todo a la zona oriental donde tengo amigos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos