Una ola de solidaridad para Fani

Fani del Socorro se dispone a comenzar su peregrinaje por las escaleras. / MARIETA
Fani del Socorro se dispone a comenzar su peregrinaje por las escaleras. / MARIETA

La Fundación Avata ayudará a conseguir un hogar accesible a la mujer que tiene que subir cinco pisos a rastras tras sufrir un accidente de tráfico

ALEJANDRO L. JAMBRINAAVILÉS.

No han pasado ni veinticuatro horas desde que este periódico diese a conocer la historia de Fani del Socorro, una vecina de Sabugo que tiene que subir los cinco pisos de su vivienda arrastrándose tras perder parcialmente la movilidad de sus piernas en un accidente de tráfico, para que se hayan puesto en contacto con ella diferentes colectivos que le han ofrecido asesoramiento y ayuda para afrontar su difícil situación.

Tras conocerse su historia se han puesto en contacto con ella desde la Fundación Avata de ayuda al accidentado, un colectivo nacional que se encarga de proteger los derechos del entorno social y profesional de personas como Fani, que tras haber sufrido un accidente se enfrentan a nuevos retos y dificultades. El problema más urgente con el que Avata va a ayudar a esta vecina de Sabugo es conseguir una vivienda accesible para acabar con el calvario que vive en estos momentos. «Principalmente nosotros nos encargamos de adaptar la vivienda antes de que el accidentado vuelva al hogar tras su alta hospitalaria», explican desde la fundación. Aunque en este caso ofrecerán su asesoramiento para conseguir una vivienda nueva. «Estoy muy agradecida a todos, esto no me lo esperaba», reconoce Fani del Socorro.

Esta mujer de 58 años se ha pasado la vida enlazando un trabajo tras otro para subsistir, pero en el pasado 14 de julio todo cambió para ella tras sufrir un accidente de tráfico en el enlace de La Luz con la autovía, tras el cual estuvo ingresada más de un mes y se sometió a varias operaciones que ahora le impiden mover sus piernas con normalidad. Eso le obliga a subir y bajar de su casa, en un quinto sin ascensor, arrastrando su cuerpo por las escaleras.

Fani del Socorro paga a duras penas el alquiler de su piso. Tuvo que dejar el trabajo que tenía a causa del accidente y desde entonces subsiste con el salario social, unos 400 euros. «Sé que en mi situación es difícil que las inmobiliarias me hagan caso o se fíen de mí, lo que busco es una persona solidaria que me quiera alquilar un piso al que pueda acceder con mis problemas físicos», solicita la afectada.

Más información

Apoyo político municipal

Tras darse a conocer la historia de Fani del Socorro, su caso ha recorrido el municipio y han sido muchos los interesados en ayudar a esta vecina que, por el momento, se está sometiendo diariamente a un proceso de rehabilitación largo y doloroso, «y lo más seguro es que me queden secuelas», confiesa la propia accidentada.

Con ella se han puesto en contacto también desde el grupo municipal del PP. Su portavoz, Esther Llamazares, ha querido conocer de primera mano sus problema y dificultades «para comprobar si desde servicios sociales tienen las herramientas suficientes para ayudarla y saber que opciones tenemos en estos casos tan humanos desde el propio Ayuntamiento», destacó Llamazares. La popular no ha dudado en asegurar que trasladará el caso de Fani al partido a nivel regional. «Fundamentalmente es tener humanidad, saber si tiene recursos, si tiene familia y como apoyarla entre todos», destacó.