Un surfista rescata a seis personas en una misma tarde en la playa de Salinas

Un surfista rescata a seis personas en una misma tarde en la playa de Salinas

Isaac Arango, que reside en la localidad, paseaba por el arenal cuando advirtió las señales de auxilio de varias jóvenes atrapadas por la corriente

SHEYLA GONZÁLEZ

Isaac Arango reside en Salinas y el pasado martes, a última hora de la tarde, salía a pasear por la orilla de la playa junto a su mujer cuando, sin saberlo, se convertiría en el protagonista de un rescate múltiple. En un momento de su paseo vio como dentro del agua había unas chicas silbando y haciendo aspavientos. «Primero pensé que jugaban pero pronto vi que eran señales pidiendo ayuda», relata Arango.

No lo dudó un segundo y se lanzó al agua. «Cogí la tabla de surf de un chico que estaba en la playa y entré.Primero vi a una chica, que fue la que me dijo que más adentro había más gente. Se agarró a mí y con ayuda de la tabla llegamos al resto», explica el joven, que no es la primera vez que ayuda a bañistas, ya que como surfista aficionado ya lo ha hecho en más de una ocasión.

Nadando llegó a una segunda joven. «Vi que unos metros más allá había otra chica con un señor, que luego resultó ser el padre de una de ellas.Estaban en una zona con bastante corriente y no lograban salir», comenta el surfista, que recuerda lo «difícil» que les resultó volver a la orilla. «Eran cinco personas agarradas a mí, con las olas. Fue un esfuerzo muy grande, pero sacas las fuerzas de donde puedes», señala.

No hubo que lamentar problemas mayores gracias a su rápida intervención. «Por suerte todos estaban bien. Mi mujer llamó al 112 pero no nos hicieron caso. Una vez todos en la orilla ellos se marcharon y yo subí al paseo de la playa», comenta.

Arriba se encontró con un conocido y mientras charlaba con él se vio envuelto en un segundo rescate, tan solo unos minutos después. «Vi a otros dos jóvenes en una zona de corrientes que no lograban salir a la orilla. Me quité la camisa, bajé a la arena y volví a coger la tabla para meterme en el agua», dice mientras recuerda que su mujer siguió todo el devenir atónita.

Una vez dentro, y cuando los alcanzó, repitió la misma operación, aunque en este caso contó con más ayuda. «Cuando ya estaba con la tabla en el agua llegó un socorrista de Salinas al que habían llamado, pues se encontraba en un bar de la zona tras su jornada laboral», explica Isaac Arango. Entre los dos lograron sacar a la orilla a los dos jóvenes.

«Acabé muy cansado pues fueron dos rescates demasiado seguidos para mí solo, pero en ese momento no lo dudas», recalcó el surfista, que recuerda como hace un par de veranos también se lanzó al agua, acompañado de un amigo, en el rescate múltiple en el que murió una joven y que le valió a un socorrista y al coordinador de Salvamento la distinción de ciudadanos ejemplares. «Ese día estábamos haciendo surf e intentamos colaborar en las tareas de rescate».

Estas no fueron las únicas veces que intervino. «Siempre ayudas a algún chaval que se mete sin darse cuenta de las corrientes. Salinas es una playa complicada y peligrosa si no sabes dónde bañarte o lo haces sin servicio deSalvamento.Se crean pequeñas pozas con montículos de arena que hacen que haya corrientes y que no sean del todo perceptibles para quien no sabe de esto. Toda precaución es poca al entrar al agua», sentencia Arango.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos