Tania González: «Ojalá el PSOE de Avilés fuese el de Sánchez, no el de los casos Marea y Villa»

«Ojalá el PSOE de Avilés fuese el de Sánchez, no el de los casos Marea y Villa»
Tania González, en la fuente de la calle de La Fruta. / PATRICIA BREGÓN

La eurodiputada se marca como primer objetivo «crear un espacio de confluencia para impulsar un candidatura unitaria»

J. F. GALÁNAVILÉS.

Tania González (Avilés, 1982) se estrena como secretaria general de Podemos Avilés tras ser elegida con un 84% de los votos emitidos en las primarias.

-¿Cuál va a ser su primera decisión?

-Impulsar una candidatura ciudadana abierta que sea capaz de situar Avilés como referencia del cambio a partir de 2019. Creo que mucha gente siente que la ciudad está a la deriva y anhela tomar otro rumbo.

-¿Hay fecha para iniciar las conversaciones?

-Hay que ir paso a paso, y el siguiente es que la militancia ratifique en el plenario que hemos convocado para el próximo sábado la propuesta de iniciar conversaciones con otras fuerzas políticas y sociales.

-¿Marca alguna línea roja?

-Marcar líneas rojas de primeras no es positivo. La prioridad es hablar del proyecto que tenemos para Avilés y configurar ese espacio unitario de confluencia, y estoy convencida de que lo vamos a lograr.

-¿Aspira a ser cabeza de lista?

-Las decisiones se tomarán en ese espacio que tenemos que crear. Ahora no es la prioridad.

-¿Pero estaría dispuesta?

-La tarea que me corresponde es trabajar por el cambio en Avilés, y haré lo que se me pida para avanzar en esa dirección.

-¿Compaginará su cargo como eurodiputada hasta el final?

-Sí, queda un año por delante y hay mucho trabajo pendiente.

-¿Qué traerá de Bruselas?

-La experiencia de haber aprendido el funcionamiento de un complejo parlamento en el que todo pasa por negociar con otras fuerzas y la satisfacción de haber conseguido muchos de nuestros objetivos.

-¿Se define como europeísta?

-Sí. El proyecto de Podemos es europeísta, de una Europa diferente y solidaria, no como la de ahora, en la que las élites priman sobre la mayoría social. Y las consecuencias están ahí. El empobrecimiento de la población de muchos países, la devaluación de las condiciones de trabajo, el resurgir de las fuerzas xenófobas y racistas de extrema derecha, la crisis de los refugiados... Todo es producto de la desafección que ha ocasionado un proyecto europeo mal canalizado. En España hemos tenido la suerte de que se ha canalizado de una forma democrática a través del 15M.

-¿Renunciará a la reelección como eurodiputada?

-Aún queda un año por delante, pero me gustaría aplicar esa experiencia en un ámbito más cercano.

-¿Se plantea volver a la enseñanza?

-Es una profesión vocacional a la que tarde o temprano regresaré. Lo que no sé es cuando.

-La industria asentada en Avilés no es precisamente verde, como la que usted promulga. ¿Qué pasos habría que dar?

-Pese a que la situación ha mejorado los niveles de contaminación siguen siendo preocupantes. Es necesario avanzar hacia un modelo más sostenible con empleo de calidad sin menospreciar lo que ya tenemos. Si otras muchas ciudades lo han conseguido Avilés también puede completar con éxito ese proceso de transformación tan necesario.

-¿Por qué defiende el denominado proyecto Balbín?

-Es una solución integral, sostenible e integradora. Hacer una carretera alrededor de Avilés acabaría con los pocos espacios naturales que nos quedan y trasladaría el desarrollo urbano hacia la periferia en vez de concentrarlo en el entorno del Niemeyer y de la Isla de la Innovación. El coste no sería superior, dado que el proyecto que hay ahora contempla desdoblar la variante, una carretera con un trágico historial.

-¿Cree que el chalet de Iglesias y Montero puede pasar factura electoral?

-Fue una decisión personal que se ha utilizado como arma arrojadiza. Yo vivo como viviría si fuese profesora y como viviré cuando vuelva a serlo. La política es algo transitorio, y los cargos públicos de Podemos hemos asumido una serie compromisos éticos para no alejarnos de la realidad, como no cobrar más de tres veces el salario mínimo

-¿Hay margen para el 'sorpasso' en las próximas elecciones?

-Lo que tenemos ahora es que Podemos es una capaz de ayudar al PSOE a tomar las medidas progresistas que demanda la mayoría de la población y a demostrar con hechos que se pueden llevar a cabo.

-¿Cómo valora los primeros días de Pedro Sánchez el frente del gobierno?

-En muchos aspectos de forma positiva, pero hay que esperar. Ojalá el PSOE que tenemos en Avilés fuera el de Pedro Sánchez, renovado y con voluntad de cambio, no Susana Díaz y el de los casos Villa y Marea. Los vemos en el día a día. Solo llegan a acuerdos con el PP, Ciudadanos o los tránsfugas.

-Lleva cinco años en política. ¿Se marca una fecha de caducidad?

-En Podemos nos fijamos dos mandatos como máximo. Creo que es lo razonable. Luego hay que oxigenarse, la política no puede ser una actividad eterna.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos