Los acusados de tráfico de drogas en La Luz aceptan de uno a cuatro años y medio de cárcel

La mayoría de los acusados alcanzaron ayer una conformidad en la Audiencia. / HUGO ÁLVAREZ
La mayoría de los acusados alcanzaron ayer una conformidad en la Audiencia. / HUGO ÁLVAREZ

Solo una de los doce procesados no llegó a un acuerdo de conformidad con la Fiscalía y queda a la espera de la sentencia que determine el tribunal

AVILÉS.

Once de los doce acusados de tráfico de drogas en La Luz alcanzaron ayer un acuerdo con la Fiscalía momentos antes de que se iniciase la vista oral prevista en la Audiencia Provincial de Oviedo y tras «una negociación ardua y dura», como destacó la abogada Elisa Ferrero.

Los procesados se reconocieron culpables de los hechos que se les imputan y aceptaron una rebaja en las penas que se pedían inicialmente, que se han quedado entre el año y los cuatro años y medio de prisión. A pesar de que sobre todos pesan condenas de cárcel por un delito contra la Salud Pública en diferentes grados, buena parte de los acusados se mostraron satisfechos con el dictamen de conformidad, ya que la mayoría esperan evitar la entrada en prisión al anunciar sus defensas que presentarán , cuando la sentencia sea firme, una solicitud de suspensión de la pena de privación de libertad por la atenuante de toxicomanía.

«En penas inferiores a cinco años, se puede solicitar la suspensión de la pena con la acreditación de toxicomanía y de que el condenado se encuentra deshabituado o sometido a tratamiento de desintoxicación», explicó la abogada Alejandra Cuadriello.

El acuerdo sirvió también para reducir las multas significativamente. Aún así, algunos letrados consideran «desproporcionadas» las penas solicitadas por la Fiscalía dadas «las pequeñas cantidades de droga incautadas», indicaron. Solo una de las acusadas, la mujer del matrimonio que supuestamente lideraba la trama no aceptó la conformidad y fue a juicio. En la vista, la Fiscalía cambió su solicitud inicial de seis años de cárcel y 3.000 euros de multa por una condena de cuatro años y medio y 1.500 euros de multa.

Por su parte, la abogada encargada de su defensa, Ana García Boto solicita para su representada una pena de dos años de prisión. Para ello, la letrada solicitó al tribunal que aplique a su representada la atenuante de confesión y arrepentimiento, «una buena disposición que facilitó que el juicio acabase con conformidad en beneficio de todos los acusados», señaló. García Boto también destacó en su informe las circunstancias personales de su defendida «madre de cuatro hijos menores» y «educada en la obediencia al marido».

La mayor condena recae sobre su marido, que lideraba la trama, para el que se pedían inicialmente seis años y quedará definitivamente con cuatro y medio y 1.500 euros de multa. Se espera, no obstante, que pueda evitar ingresar en prisión, ya que ha alegado toxicomanía, motivo por el cual también se pedirá la suspensión de la condena.

Los hechos enjuiciados ayer tuvieron lugar entre septiembre y diciembre de 2014 y enero y julio de 2015; periodos en los que el matrimonio utilizó su domicilio en el barrio de La Luz para la venta de cocaína y heroína.

Más información