La tramitación para la legalización del albergue se inició en abril de 2017

Después de recibir la denuncia de la Fundación Protectora de Animales del Principado contra las instalaciones de Emilia Bernadal, 'Miluca', en La Luz, y una vez concluido el correspondiente expediente municipal que ordenaba el desalojo, la afectada inició la tramitación para la legalización de la perrera, que pretendía constituir como un núcleo zoológico, una figura que se consideraba que podría tener un encaje legal. Sin embargo, los trámites nunca llegaron a culminarse por el cariz que iban tomando los acontecimientos, cada vez más encaminados al cierre del albergue, como finalmente sucedió el pasado jueves.

Miluca presentó el pasado abril los planos y el proyecto, así como una solicitud de autoliquidación de 2.640 euros, los resultantes de la tasa de 1.760 impuesta a actividades en parcelas de entre doscientos y quinientos metros multiplicada por 1,5 por tratarse de una actividad clasificada como molesta, insalubre o peligrosa.

Para entonces el Ayuntamiento ya había tomado la determinación de desalojar el albergue, un tipo de actividad que «no es permisible en el emplazamiento en el que se ubica», según se señala en un informe municipal, ya que la normativa exige un mínimo de 5.000 metros cuadrados que solo estén ocupados en un 20% como máximo.

En uno de sus escritos, Bernadal argumentaba que disponía de otras parece las que podían resultar más idóneas para el establecimiento de la actividad, invitándola el consistorio a presentar documentación técnica, suscrita por un técnico competente descriptiva de las obras y actividad para su tramitación. Nada de eso se presentó, y el resultado final ha sido la evacuación de los animales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos